Para comprender mejor la situación, se recuerda que un motor reductor, es una unidad homogénea y compacta que está formada por un reductor y un motor, resaltando que la idea de adicionar un motor a un reductor fue un concepto bastante innovador para su tiempo.

Con el paso del tiempo, es que ha sido un dispositivo que se ha desarrollado cada vez más y son muchos los tipos nuevos que se han inventado para así satisfacer las necesidades de distintos contextos o innovaciones. En otras palabras, un motor reductor puede llegar a ser clave en ciertos proyectos.

El valor de un motor reductor

El rol principal que un motor reductor asume, es desempeñado por el reductor y sus fases, los pares. Las características del dispositivo son transmitidas por la fuerza del motor en el eje de entrada al eje de salida. Por ende, el reductor va a funcionar como un variador de velocidad y par.

En la mayoría de las aplicaciones, el reductor se encarga de reducir la velocidad de giro al transmitir de forma simultánea varias que son significativamente más altos en los que el motor eléctrico por su cuenta puede llegar a suministrar. Si se piensa en lo anterior, el diseño del reductor va a determinar si un motor reductor puede ser adecuado para cargas ligeras, medias o pesadas y tiempos de corta o de larga duración.

Con lo anterior, se hace referencia a un índice de reducción o a una relación de transmisión con base en el reductor, que puede reducir o aumentar la velocidad del motor. Esa relación de velocidad se concibe de acuerdo con la velocidad de entrada y salida del reductor, con lo anterior se puede medir.

Para hacer alusión a los tipos de motores reductores que hay disponibles en la actualidad, lo más relevante que se puede mencionar es que el factor principal para determinar lo anterior es la dirección del sentido de giro del reductor. Son tres los diseños básicos en relación con esto: los reductores de ejes paralelos, reductor de ejes perpendiculares y reductores planetarios.

En cuanto al valor de un buen motor reductor, va a depender de la posibilidad de aplicaciones que se pueda dar a este dispositivo, resaltando que la lista puede llegar a ser excepcionalmente variada. Asimismo, sin los motores reductores la economía global se realizaría. Se puede pensar en la producción industrial en la que se mueven cintas transportadoras, se suben y bajan cargas o se mueve la más amplia variedad de productos en un sistema.

En conclusión, el valor de los motores reductores es incalculable y han sido parte de la revolución de la humanidad en términos tecnológicos y de forma particular, mecánicos.