La traducción jurídica está basada en la capacidad de traslación de documentos públicos o privados e importante contenido jurídico y legal. Existen diferentes categorías en que podemos hallar la representación de un traductor jurídico inglés español para todos aquellos documentos que requieren de una correcta traducción, para poder realizar una firma y un sello garantizando su autenticidad y exactitud en relación al manuscrito original.

Aparte de ser necesarios en algunos casos, la firma y sello de un traductor jurado impide cualquier tipo de inconvenientes en un juicio o cualquier proceso legal que solicite una serie de títulos o documentos. Aunque la labor más frecuente para este tipo de traductores es la de traducir y legalizar, un traductor jurado es capaz de interpretar cualquier acto oficial en el que se incluyan personas que no comprendan ni hablen ninguno de los lenguajes que se van a utilizar. Un traductor jurado tiene la facultad de ratificar y autenticar que la traducción realizada por otro intérprete sea correcta.

Seguir leyendo