Riqueza verdadera vs riqueza del subsuelo

Recientemente, la prestigiosa publicación estadounidense Forbes publicó su lista anual de los países mas ricos del mundo, los cuales son (en orden de producto bruto interno per cápita): Qatar, Luxemburgo, Singapur, Noruega, Brunei, Los Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Hong Kong, Suiza, y los Países Bajos. Qatar lidera la lista con $88,000 per cápita, mientras que los Países Bajos la cierran con $40,973.

Sin embargo, detrás de estos números engañosamente abundantes, la lista de Forbes agrupa dos tipos de países con sistemas económicos radicalmente opuestos. Por un lado están Qatar, Brunei, y Los Emiratos Árabes Unidos cuya presencia en la lista se debe casi exclusivamente a la gran abundancia de hidrocarburos presente en sus subsuelos. Por otro lado están los demás países, cuya riqueza per cápita es el resultado de sistemas económicos construídos sobre la base de la innovación continua y sostenible llevada a cabo por empresas tanto privadas como estatales que han sabido labrarse una posición de liderazgo global en sus sectores de actividad.

Imagine el lector que – dependiendo de qué institución haga la medición – las economías de Qatar, Brunei, y Los Emiratos Árabes Unidos dependen, en un 70 a un 90 por ciento, de la extracción y venta de petróleo y gas. Y que las emisiones nocivas de carbono por cada habitante de Qatar – por citar solo un ejemplo – equivalen a mas del doble del promedio estadounidense por habitante. En esa misma nación, Qatar, debido a los grandes niveles de desigualdad existentes en su sociedad, casi un tercio de la población es, aunque Usted no lo crea, pobre. Algo similar sucede en Brunei. Los Emiratos Árabes Unidos, que son la nación de este tipo que mejor progreso han hecho para independizarse del yugo de los hidrocarburos, han logrado crear una buena industria de aluminio y un emporio comercial en Dubai. Sin embargo, detrás de las sofisticadas calles bordeadas de flamantes rascacielos y tiendas de lujo, estas naciones - cuyos subsuelos abundan en hidrocarburos - son, desde el punto de vista de la innovación industrial y la modernidad social, pobres. Muy pobres.

Compare Usted dichas naciones petroleras con la riqueza de un Singapur o un Hong Kong – basadas en un liderazgo global y sostenible en los sectores de la logística y de los servicios financieros; o la pujanza global de los servicios financieros y de la industria de satélites espaciales del diminuto Luxemburgo; o el brillo global de la industria pesada y del sector informático noruegos; o de las sofisticadísimas economías de Suiza, los Países Bajos y los Estados Unidos, de donde proviene una significativa parte de las innovaciones en las industrias farmacéutica y biológica, informática, de energías renovables, telecomunicaciones, etc. que a diario transforman positivamente nuestras vidas.

¿Qué pasaría si, en el futuro, el precio del petróleo cayera dramáticamente a la mitad de los niveles actuales? La surreal “riqueza” per cápita de Brunei – o de Qatar y sus vecinas naciones petroleras - se desplomaría automáticamente a la mitad. Pero la riqueza verdadera de las demás naciones presentes en la lista de Forbes – como Noruega, Hong Kong, o Suiza – se incrementaría significativamente. ¿Y si subiera el precio del petróleo? Los ricos de Qatar acumularían mas riqueza. Y las empresas innovadoras de los países no petroleros de la lista de Forbes encontrarían un incentivo adicional para innovar mas y mejor.

La lista de naciones ricas de Forbes nos propone, pues, a los peruanos en general, y a nuestros empresarios y líderes políticos en particular, una reflexión fundamental. Queremos ser una nación cada vez mas rica, claro está. Pero: ¿rica ficticia tipo Qatar o rica de verdad tipo Países Bajos? Nuestro subsuelo – abundante en minerales e hidrocarburos – emite un canto de sirena engañoso y fatalmente seductor para aquellas naciones como Qatar o Brunei que han sido lo suficientemente ingenuas como para apostar su desarrollo a la industria extractiva de recursos no renovables. ¿Caeremos los peruanos de hoy en la misma trampa o - como ya lo hicieran nuestros antepasados andinos - sabremos construir nuestra prosperidad sobre la base indestructible de la innovación sabia, constante y sostenible?

Piero Morosini, PhD

Lima, 15 de Marzo de 2012

Copyright© 2012 Piero Morosini

Piero Morosini es Director de CENTRUM Estrategia, Liderazgo e Innovación, así como autor, conferencista y consultor de reconocido prestigio internacional. Piero obtuvo un PhD, un MBA y un M.A. en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia. La edición en español de su último libro: “Las Siete Llaves de la Imaginación”, está a la venta en CENTRUM Católica y en las librerías CRISOL (www.lassietellavesdelaimaginacion.com).