Úrsula Beoutis, gerente general de Casa Viva Home Boutique: “Hay una guerra de precios en el mercado de muebles”

Por Guisella Vargas Ochoa

La desaceleración económica y la presencia de nuevas marcas en el mercado de muebles ha provocado una guerra de precios impulsada principalmente por las empresas ‘retail´ que ofrecen productos de mediana calidad, afirma Úrsula Beoutis, gerente general de Casa Andina Home Boutique.
No obstante esta situación, la ejecutiva confía en que su primer año de operaciones, representando a la marca estadounidense Caracol, logrará una participación de al menos 8% del mercado en el segmento A y B ascendente.  Al preguntársele por qué apuestan por una marca extranjera habiendo tantos fabricantes nacionales, la ejecutiva explica que la debilidad de la oferta nacional es la falta de mano de obra calificada para la innovación de diseños y para la elaboración de productos originales y de buen acabado, dos aspectos que son fundamentales para los compradores.

Frente a ello plantea la necesidad de que surjan cursos de capacitación en las escuelas y universidades para poder formar a jóvenes diseñadores y maestros en carpintería, de modo que se pueda dotar de especialistas a la industria del mueble que aún es muy incipiente en el país.

¿Cómo marcha el mercado ahora luego del bache generado por la desaceleración económica de hace algunos meses?

Si bien hubo desaceleración en el rubro inmobiliario, el sector de comercialización de muebles no ha sentido tanto esta situación, hay más marcas tanto nacionales como extranjeras, hay más boutiques de muebles que se diferencian con una oferta especial frente a lo que ofrecen las tiendas por departamento.

¿Cómo nace la idea del negocio?

En el 2009 empezamos importando una marca de muebles lineales de Ecuador y nos fue bien creciendo entre 15 y 20 por ciento anual, esto nos permitió generar una nueva idea de negocio, elaboramos el plan y decidimos apostar por un segmento más alto que es el A+ y B+ con la representación de la marca estadounidense Caracol que incluye muebles de diseñadores internacionales de renombre, así como otras marcas europeas y asiáticas.

¿Cuál es el principal objetivo para el 2014?

A mediados del 2014 cumpliremos el primer año como Casa Viva Home Boutique y lo que pretendemos es posicionar la marca, para ello vamos a abrir en Chacarilla un nuevo local principal en marzo sobre 600 metros cuadrados para la exhibición de muebles, lo que implicará un desembolso de US$1.5 millones.

¿Qué lo anima a realizar tal inversión?

De un lado el crecimiento inmobiliario,la mayor demanda, la influencia de la decoración y de estilos extranjeros que están llegando hacia este lado del mundo. La gente está buscando más mobiliario para sus casas. Las personas se informan más sobre diseño de interiores, leen más revistas de decoración, viajan y comparan y luego buscan eso que vieron aquí. Por eso están surgiendo negocios que están apostando por traer productos extranjeros para brindarlos al mercado local, hay más boutiques de muebles.

¿Cuál es la meta de facturación para el primer año?

La meta del primer año es US$2 millones y esperamos crecer 15% en el segundo año. Más adelante planeamos lanzar un línea para un sector C aspiracional en crecimiento, pero antes tenemos que analizar bien sus necesidades. En estos casos las viviendas son de menor tamaño y para ello hay muebles especialmente diseñados para espacios pequeños.  La meta es lograr al menos un 8% de participación en el primer año.

PREFERENCIAS

¿Qué tipo de productos están solicitando los clientes de los sectores A+ y B+?

Están buscando muebles funcionales de buena calidad. Igualmente requieren muebles grandes que llenen sus espacios y que tengan acabados de lujo, como aplicaciones de  marfil, nácar. Realmente quieren pagar por algo diferente. Hay una tendencia hacia la implementación de viviendas tipo casa de campo y casa de playa, por lo que se traen muebles con características técnicas especiales para ellos. Por eso siempre estamos atentos a los proyectos inmobiliarios que se están desarrollando.

¿Cuáles son los muebles que tienen mayor demanda?

Las butacas, los muebles de dormitorio especialmente por las mesas de noche que ahora tienen las conexiones internas de modo que ya no se ven los cables, los bares, las mesas de comedor y los sofás. Vamos a traer también productos de acero y de vidrio que es lo que el mercado también está buscando por la tendencia minimalista, igualmente les gusta diseños lineales.

¿Cuál es la tendencia de precios en el mercado?

Actualmente hay una guerra de precios en el mercado de muebles, lo cual está dependiendo de la calidad del producto. Nuestros productos no se pueden mal baratear porque son muy finos y tienen muy buenos acabados. Los clientes tienen que saber que el precio en el caso de los muebles se vincula a la calidad de los productos o de la marca. Los productos más caros son aquellos que tienen la firma de un diseñador mundialmente conocido.

¿Quiénes están propiciando esta guerra de precios?

Las empresas retail están presentando ofertas de 60 o 70 por ciento en la venta de sillas por ejemplo. De hecho el cliente tendrá que comparar con los productos de la competencia. No es recomendable dejarse llevar por este tipo de ofertas coyunturales sino más bien por aquello que realmente requieren para sus casas u oficinas. Amoblar un espacio no es fácil, es algo que se tiene que ir haciendo de a pocos con productos buenos que duren. Hay productos que duran pocos años y si se va invertir es mejor apostar por productos que ofrezcan mayor calidad y tiempo de vida útil. Lo mejor es que comparen, analicen bien antes de comprar.

 COMERCIALIZACIÓN

¿Es fácil importar muebles o han encontrado trabas durante el proceso?

Los tratados de libre comercio no están beneficiando sobre todo si queremos traer algo de Estados Unidos o de China; sin embargo los puertos no tienen suficiente infraestructura para atender la gran cantidad de importaciones que llegan, eso genera largas colas para pasar la revisión que puede llegar a demorar hasta dos semanas. Se debería de implementar más grúas para facilitar el tráfico de contenedores.

¿Resulta más rentable importar que tener productos nacionales?

En el Perú hay muy buena mano de obra, muy buenos maestros, pero falta especialización en la fabricación de muebles, no hay escuelas ni universidades donde enseñen eso y es necesario porque hay demanda. El carpintero es autodidacta, pero las empresas que han invertido en maquinaria y en capacitar a su gente están haciendo productos de muy buena calidad pero son muy pocos.  De otra parte, hay gente que copia diseños de otros, hay informalidad.

DISEÑOS

Resulta paradójico que un país con tanta riqueza forestal tenga este déficit de mano de obra especializada, ¿qué se debe hacer para mejorar en este aspecto?

Hay que formalizar a los microempresarios, una vez que se formalicen. Se deben implementar cursos de diseño de muebles a nivel industrial para que se puedan ofrecer productos adecuados al tipo de viviendas que se están construyendo en el país y según las necesidades del mercado. Hay jóvenes generaciones que requieren centros de capacitación como los hay en Estados Unidos o en Suiza y en otros países europeos.

¿Qué opina del CITE-Madera que fue creado hace trece años por el Ministerio de la Producción precisamente para impulsar el desarrollo de la industria?

Fue una buena iniciativa porque trabaja de manera descentralizada capacitando a carpinteros en el perfeccionamiento de algunos mecanismos, pero el mercado está creciendo y deberían hacer más por implementar una escuela más grande que permita la tecnificación de la mano de obra. Todo parte de la educación y si la gente no tienen dónde aprender no podrá empezar a crear. Y eso contribuye a que siga la informalidad. En el mercado hoy existen copias mal hechas, productos con muy mal acabado y lo peor es que no hay un control de calidad. Si yo viera alguna imitación de mis productos tendría que presentar una demanda ante Indecopi.

¿Cómo surge la alianza estratégica con Marilyn Lizárraga de Jallpa Nina?

Buscábamos una marca que ofreciera cerámica artística utilitaria de corte fino y nos encontramos con Jallpa Nina que tiene una línea muy sofisticada. Me gustó mucho y a ellos también les gustaron mis productos.

Y esto le permite a Casa Viva generar el equilibrio en su oferta, con productos decorativos hechos en el Perú…

Así es y debo destacar que Jallpa Nina produce cerámicas para dos marcas extranjeras muy importantes como Jonathan Adler o Gregory Wayland, realizando productos incluso bañados en oro y plata.

¿Cuál es tu visión del mercado de muebles para los próximos cinco años?

Seguirá en crecimiento y esperamos que se especialice más. En nuestro caso esperamos llegar a provincias ya que allí se está generando un mayor crecimiento del mercado y también debe haber demanda de productos finos, lo cual se puede hacer a través del ´e-commerce´. Y tal vez ya para ese tiempo poder desarrollar un producto hecho acá bajo la marca que representamos.