Rodrigo Prialé, gerente general de Gérens: "Este año la rentabilidad de las empresas mineras caerá de 21% a 16%”

Por: Guisella Vargas Ochoa

Rodrigo PrialéMientras el año pasado la rentabilidad de las 500 empresas top del Perú creció 18% y su valor económico (EVA) sumó US$ 4,051 millones, es posible que al finalizar el 2013 esas cifras disminuyan considerando la desaceleración económica que ya se siente en el país, afirma el gerente general de la consultora y escuela de negocios Gérens, Rodrigo Prialé.

Advierte que el sector minero será uno de los afectados ya que el crecimiento de su rentabilidad retrocederá de 21% a 16% y observa que este resultado no solo se debería a factores externos como la crisis internacional o la caída del precio de los minerales, sino a causas internas como una “guerra de talentos” que ha enfrentado a empresas mineras y constructoras. Afirma que la falta de talentos suficientes para el sector, ha obligado a las empresas mineras a invertir más en costos operativos.

Dentro de ese contexto sostiene que “si queremos que el país crezca económicamente es ineludible que el Estado se preocupe por mejorar la calidad educativa”.

En el estudio “Competitividad Internacional y Rentabilidad de las Empresas en el Perú” elaborado por Gérens, se advierte una limitada capacidad en las 500 empresas top del Perú para generar valor económico ¿A qué se debe esto?

Es que en comparación con otros países las empresas peruanas tienen un menor tamaño. Incluso la más grande empresa constructora del Perú no deja de ser pequeña en comparación con las extranjeras. Todas las empresas peruanas que están inscritas en el Registro de Valores facturan US$ 50 mil millones, pero la empresa más grande del mundo factura US$ 500 mil millones.  El valor económico depende del tamaño monetario de la empresa. En la medida que los números sean positivos se está creando valor económico, pero la meta de las empresas peruanas debería ser generar la mayor cantidad posible de valor económico.

¿Qué hace falta para que su valor económico crezca más?

Depende del enfoque de las estrategias que se pueda plantear cada empresa. Una opción es exportar diversificando mercados para generar una demanda más sostenida para los productos. Y así lo han hecho no sólo mineras sino también agroexportadoras, industriales, metalmécanicas. Sin embargo, todavía es insuficiente. Por ejemplo, las empresas de bebidas y gaseosas top, fueron las que mayor crecimiento de rentabilidad registraron, de 40%, pero su valor económico llegó a US$ 340 millones, monto que resulta pequeño si se le compara con la competencia externa. Es difícil que crezca más considerando que el PBI per cápita en el Perú es de US$ 5 mil y por ende el consumo es limitado.

Las crisis externas también afectan, en especial a las mineras...

Por eso es que más empresas de otros sectores productivos también deberían exportar y esto a su vez generará más ingreso de divisas y la economía se dinamizará. La capacidad de creación de valor económico de las mineras sigue siendo la más alta pero su rentabilidad ha caído en 11 puntos debido a mayores costos de producción y al pago de más impuestos. Igualmente, otras empresas están acumulando pérdidas por el incremento del tipo de cambio.

¿Cuál será la rentabilidad de las mineras este año considerando que las exportaciones siguen cayendo?

Este año la rentabilidad las empresas mineras caerá de 21% a 16% y por ende el valor económico que generarán será menor a los US$ 1,141 millones registrados en 2012.  

Según el estudio que ustedes han realizado, el valor económico de las 500 empresas top peruanas llegó a los US$ 4,051 millones el año pasado, ¿a cuánto llegará este año?   

Ojalá que se mantenga, pero como van las estadísticas a junio lo más probable es que disminuya, porque a junio la rentabilidad promedio está en 16%, monto menor al 18% que se registró a finales del 2012.

¿Cuáles son los principales factores que influyen en la generación de valor económico en una empresa, además de sus recursos humanos?

Un factor que siempre influye es la capacidad gerencial de sus ejecutivos y la visión y la estrategia que los empresarios tenga o haya adoptado.  Son dos factores determinantes de la rentabilidad. Y otros factores tienen que ver con el entorno. Igualmente es determinante el sector dónde se opera. Los recursos humanos, la tecnología y la gestión son los factores que hacen la diferencia en la generación de valor. Igualmente ayuda que tengan sistemas orientados a mejorar la calidad.

En un entorno de permanente turbulencia como la que vivimos ahora, ¿cuáles son las acciones claves que debería aplicar una empresa para mantener un crecimiento sostenido?

Cuando un gerente tiene una visión y una lectura adecuadas sobre su entorno sin duda puede aprovechar oportunidades para fortalecer a su empresa y lograr que asegure rentabilidad para conquistar nuevos mercados. Si el entorno se complica porque la economía ya no crece entonces  el gestor tiene que enfocarse más en controlar sus costos anticipándose a una caída en la demanda. Y si la lectura es que se trata de solo una situación transitoria no se deberían tomar decisiones drásticas que puedan afectar el futuro de la empresa. Pero si la situación se complica se puede analizar la posibilidad de hacer una reestructuración. Y si ven que el mercado se contrae y la perspectiva es negativa, se debería tener una estrategia de salida.  

Dado que el país vive una ligera desaceleración y que este año la inflación crecerá más de lo esperado según el Ministerio de Economía, ¿es un buen momento para hacer reestructuraciones en el sector exportador o es mejor esperar?

Los indicadores económicos del Perú siguen siendo buenos. Si son mineras tienen que mirar al mercado con una óptica de largo plazo, porque los precios no van a estar bajos toda la vida. Pero si es otro tipo de exportadora tienen que hacer un análisis más profundo tanto interno como de su entorno para determinar las razones de la caída de su demanda. Si esta reducción se vincula a la crisis externa, hay que tener cautela en la toma de decisiones pues estos problemas también pasan. Es mejor no hacer una reestructuración apresurada ya que esto podría ser perjudicial si el mercado mejora y no se está preparado para recuperar rápidamente la capacidad operativa.  Igualmente, durante el análisis es importante identificar si la reducción de las ventas se debe a problemas en la calidad de los productos o a fallas en los procesos.

¿Qué opina del camino que ha elegido el Ministerio de Economía y Finanzas de adoptar medidas contracíclicas ante la desaceleración económica?

Es positivo en un país con indicadores económicos sólidos. Permite evitar que las empresas pierdan confianza o se tornen pesimistas. Son buenos los estímulos porque ayudan a reactivar la demanda aunque para ello se tenga que hacer más gasto público; lo bueno es que tenemos suficientes reservas.

Desde el Estado, ¿qué medidas deberían adoptarse para impulsar el crecimiento del valor económico en las empresas?

Tiene que haber un Estado que genere confianza, tiene que ser un facilitador de las inversiones mejorando la prestación de los servicios públicos, ya que si estos no son eficientes, entonces las empresas se ven obligadas a incluirlas en sus gastos, convirtiéndose así en un sobrecosto. Por ejemplo, si no hay buena seguridad pública, entonces las empresas deberán gastar más en sistemas internos de protección de sus activos. Lo mismo ocurre con el servicio de salud pública; al no funcionar adecuadamente el seguro social las empresas tienen que contratar prestadoras de salud privadas. El Congreso también tiene que analizar bien qué normas da para no obstaculizar el desarrollo de las empresas. El rol del Estado es fundamental.

Durante los últimos años, ¿las empresas top han incrementado sus inversiones en capacitación de sus recursos humanos?

Sí porque los empresarios se han percatado de que las capacidades gerenciales, la gestión terminan siendo importantes para el desempeño de las compañías. Eso explica por qué las escuelas de negocios están atravesando una demanda creciente.

¿Y a Gérens cómo le va, cuánto han crecido en cuanto a ingresos?

Entre 10% y 20% por año considerando nuestras dos líneas de negocios, consultorías y educación.

Ya tenemos catorce años en el mercado. Hacer empresa es tremendamente complicado, sobre todo si se trata de vender servicios intangibles. Cuando empezamos, fue en 1998 en medio de una crisis que duró cuatro años y si bien fue la etapa más dura nos permitió sentar los cimientos de la marca. Hemos venido cumpliendo nuestras estrategias y objetivos. Superamos los obstáculos y ahora tenemos planes más ambiciosos de profundizar en educación en otros segmentos y así hacer crecer el número de alumnos. Hasta la fecha ya hemos capacitado a unas ocho mil personas que han pasado por los diversos programas de postgrado.

¿Las empresas reinvierten sus utilidades en capacitación?

Son pocas las empresas que reinvierten en capacitación. Sin embargo, aquellas que generan buenos resultados en términos de valor económico tendrían que evaluar a dónde quieren llegar y plantearse si desean asumir objetivos retadores para llegar a ser firmas de clase mundial o si prefieren quedarse muy bien posicionadas en el mercado peruano y a la larga ser posiblemente compradas por una firma extrajera de mayor peso económico. Es importante que las empresas nacionales empiecen a plantearse objetivos más ambiciosos.

Ud. mencionaba que para agregar mayor valor económico hay que llegar a mayores mercados, ¿pero qué ocurre si una empresa no tiene en su plana ejecutiva personal calificado que pueda sentarse a negociar con sus similares del extranjero?

Precisamente, si la empresa define una visión retadora de llegar a nuevos mercados entonces debe tener un plan que incluya entre sus estrategias el fortalecimiento de las competencias de sus equipos directivos porque si no lo hacen no lo van a lograr. O cuenta con las personas o los contrata. No se puede llegar al objetivo sin personas preparadas.

¿Qué resulta más caro, capacitar al personal que ya tenemos o importarlo?

Hay casos en los que se invierte en capacitación de ejecutivos y luego de un tiempo estos son captados por otras empresas que les ofrecen mayores beneficios o incentivos. Eso es paradójico porque hay un desbalance en el pago de remuneraciones entre las diferentes industrias. Precisamente, los sectores minería y construcción vienen experimentando una guerra por el talento.

¿Esta guerra se agudizará?

Claro, precisamente debido a esta guerra de talentos es que los costos operativos han aumentado notablemente en las empresas mineras y probablemente esto explica en parte la reducción de la rentabilidad del sector.

Si vamos al origen del problema, ¿qué se debería hacer con el sistema educativo para asegurarle al Perú profesionales o técnicos capaces de responder a las necesidades del mercado laboral y así evitar futuras guerras por el talento?

Hay un desafío extraordinario que, en gran parte, está en manos del Estado. Los egresados de los colegios públicos no tienen las competencias que el mercado demanda y terminan teniendo ingresos bajos. Parte de la exclusión económica que existe en el Perú es por esta brecha que existe entre la educación pública y la privada.

Mientras tanto, cada gobierno que surge hace se jacta de hacer su propia reforma educativa...

Es que no se han hecho verdaderas reformas educativas. En lugar de mejorar o se ha estancado o se ha caído. Si queremos que el país crezca económicamente es ineludible que el Estado se preocupe por mejorar la calidad educativa; eso es básico en la estrategia de lucha contra la pobreza.