Pedro Álvarez Martínez, CEO de P&A Internacional: “El agro peruano está perdiendo posicionamiento internacional por su falta de tecnificación”

Por Guisella Vargas

Pedro Álvarez MartínezCon cinco años en el Perú la consultora agraria P&A Internacional advierte que los empresarios agrarios son muy reticentes a invertir en nuevas tecnologías para mejorar la gestión de sus fundos. Al respecto, el CEO de la empresa Pedro Álvarez advierte que esta situación afecta la competitividad de las empresas peruanas haciéndolas perder posicionamiento en el mercado mundial. Al ser consultado sobre los problemas de costos que afrontan los esparragueros peruanos y sobre la plaga de “roya amarilla” que atacó los cafetales nacionales, el ingeniero español, asegura que esto podría haberse evitado con la implementación del sistema de agricultura de precisión desde la planificación de los cultivos.

Desde su experiencia ¿Cuáles son las principales amenazas del sector agroexportador peruano?

La principal amenaza del sector agroexportador peruano es su falta de tecnificación. Aquí se sigue trabajando y gestionando de manera rudimentaria. Es un sector muy emergente pero necesita adaptarse a los tiempos. El agro peruano está perdiendo posicionamiento internacional por su falta de tecnificación. Solo el 10% de la agricultura peruana está tecnificada frente a otros países de la región que ya tienen más del 80% de sus cultivos tecnificados.

¿Qué hacer para no quedarnos en el tiempo en materia tecnológica?

Esto tiene que ver con la educación. El agricultor peruano es reticente a invertir en nuevas tecnologías que le pueden permitir obtener una mejor producción. Sería conveniente que los agroexportadores implementen sistemas de agricultura de precisión. Si tomamos como ejemplo los US$28 mil dólares que invirtió un fundo vitivinícola peruano de 600 hectáreas para implementar la agricultura de precisión, veremos que esto no es caro pues representa menos del 1% de su facturación. Sin embargo, lamentablemente, algunos empresarios prefieren comprar una camioneta para trasladar a sus operarios en lugar de invertir en nuevas tecnologías. En Europa no hay bodega vitivinícola que no tenga implantado el sistema de agricultura de precisión. Pero aquí en el Perú solo una recién ha empezado a hacer algo.

¿Cuánto podrían ahorrar los agricultores peruanos si aplicaran el sistema de la agricultura de precisión?

El ahorro depende de la correcta gestión del programa. Pero por ejemplo en un cultivo de caña de azúcar se puede lograr un promedio de US$50 por hectárea. Eso ha ocurrido en una empresa importante que tiene mil hectáreas y ha logrado ahorrar US$50 mil. Y es bastante más de lo que cuesta implementar el programa.

¿Cómo se logra ese ahorro?

Esto se debe a que la agricultura de precisión permite hacer una gestión adecuada del campo para obtener mejores ratios en costos y calidad. También se reducen los impactos sobre el medio ambiente.  Permite predecir plagas, así como regar los campos donde se tiene que hacer. Se optimizan los recursos para que la calidad sea la adecuada.

¿En qué se diferencia la agricultura de precisión de la agronomía tradicional?

En la tradicional, por ejemplo, se evalúa el nivel de plaga cuando esta ya existe. En cambio la agricultura de precisión permite monitorear las condiciones de un fundo para determinar, por medio de la temperatura y de la humedad, las condiciones de aparición de un parásito o insecto, antes que esto ocurra. El programa nos alerta y así podemos aplicar correctores para atacar la plaga antes de que ésta aparezca. Se aplican productos fitosanitarios. Resulta más barato que atacarla cuando ya existe. Se utilizan menos pesticidas con lo cual se evita contaminar el suelo.

Si comparamos dos fundos; uno con el sistema tradicional y otro con agricultura de precisión, ¿cuáles son las diferencias en términos económicos?

Con la agricultura de precisión se obtienen ratios de mejora de 20% económicamente hablando, ahorrando costos y mejorando la producción.

Señala que la agricultura de precisión permite determinar dónde se debe regar, ¿qué hacen para procurar un uso racional del agua?

Trabajamos con satélites que toman imágenes aéreas infrarrojas. Así obtenemos imágenes de los fundos. Estas fotografías abarcan 8,400 kilómetros cuadrados.  Son fotos panorámicas que cuestan mil dólares en promedio. Al ser infrarrojas nos permite medir el verdor de las hojas, con lo que obtenemos un mapa de vigor para identificar la riqueza hídrica que tienen las plantas. Hacemos un mapeo general de todo el fundo y lo separamos por zonas de vigor. De esa manera, identificamos las zonas que tienen déficit de agua y otras que la tienen en abundancia. Determinamos la humedad del suelo. De ahí se define la infraestructura que realmente se necesita para irrigar el terreno, generándose ahorros sustanciales.

¿Este sistema podría servir para que los gobiernos regionales y municipales definan los proyectos de irrigación en sus zonas?

Sí, efectivamente, la agricultura de precisión es muy útil para diseñar los proyectos de irrigación e incluso para planificar el consumo estimado de agua. Esto último se puede calcularse en función de las precipitaciones previstas.

En el Perú hay varios conflictos que han surgido a raíz de proyectos de trasvase de agua de la sierra a la costa, pues las comunidades donde están ubicadas las fuentes de agua temen perder el recurso. ¿De qué manera la agricultura de precisión podría prevenir o solucionar estos casos?

La agricultura de precisión permite solucionar conflictos por la tenencia del agua. Se hacen mapeos de consumo de las comunidades propietarias del agua y al instante se puede saber cuál es su excedente, de modo que ellos pueden saber cuánto recurso pueden compartir con otras ciudades.

El Estado peruano está por desembolsar varios millones de soles para financiar un rescate sanitario a favor de los cafetaleros que han sido afectados por la plaga de roya amarilla. ¿De qué manera la agricultura de precisión podría intervenir en este caso?

La plaga que ataca al café peruano pudo evitarse con agricultura de precisión. Si la roya amarilla ha proliferado ha sido por un desconocimiento del sistema de los empresarios peruanos. La roya es un fitoparásito que afecta a las hojas del cafetal y reduce su función fotosintética.  Hubiéramos podido tener imágenes infrarrojas de la zona para hacer mapas de vigor y mapas de función fotosintética. Podríamos haber identificado los índices de necrozación de las hojas de los cultivos. El valor siempre debe estar cercano a uno, pero si se va hacia cero es porque tenemos un problema. Cuando la roya empezó a actuar ya se hubieran tenido las alertas.  Lamentablemente los cafetaleros podrían perder clientes ya que sus compradores seguramente buscarán nuevos proveedores que les aseguren un suministro de manera permanente.

¿Cuánto tiempo demora la implementación del sistema de agricultura de precisión?

Esto puede ser implementado en cuatro meses. Se designan dos técnicos de campo que identifican las necesidades del fundo y se programa el sistema, dejando capacitados a los propietarios y a sus trabajadores para que ellos mismos lo puedan programar. En el caso de cafetaleros que tienen fundos pequeños, una opción podría ser que adopten el sistema de manera conjunta o por cooperativas, en lugar de hacerlo de manera individual.  

En el Perú, un importante grupo de productores de espárragos han expresado su preocupación por los sobrecostos que este cultivo les genera y han adelantado que podrían migrar a otros cultivos. ¿Qué se puede hacer para evitarlo desde el punto de vista de la agricultura de precisión?

El esparraguero por lo general fumiga porque no tiene manera de prevenir la aparición de las plagas. En Cañete, por ejemplo, un esparraguero peruano compró un equipo de 35 metros de brazo para poder fumigar un fundo de mil hectáreas de una sola vez. Ellos fumigan sí o sí porque no quieren arriesgarse. Pero con agricultura de precisión podemos prevenirlo evaluando la temperatura y los niveles de humedad. De esa manera podemos determinar si un fundo debe o no  debe ser fumigado en determinado año. Entonces, así se puede generar un ahorro de US$35 mil, considerando que fumigar un cultivo de espárragos cuesta entre US$35 y US$40 por hectárea. Ese es un ejemplo de cómo un costo aplicado de manera innecesaria convierte a una empresa en poco competitiva. Los costos se les disparan por no tener un adecuado control de costos.

¿Entonces el sector esparraguero puede salvarse y mejorar?

Por supuesto, el sector esparraguero puede salvarse si los empresarios hacen un mejor control de costos. China es su principal competidor y actualmente ese país ha disminuido sus envíos y este es el momento perfecto para que el Perú y sus empresarios peruanos aprovechen esta coyuntura para posicionarse como líder mundial. Entonces hay que analizar la situación de otra manera y mejorar la gestión de los cultivos.

Hay casos en los que se decide desarrollar determinados cultivos y se fracasa en el intento porque el tipo de suelo no fue el mejor o porque el clima no fue favorable...

Pero eso se puede evitar, pues la agricultura de precisión también permite descartar determinados tipos de cultivo según el tipo de suelo o clima. Se pueden identificar suelos óptimos para tal o cual cultivo. Podemos hacer el mapeo de una zona y en base a ello determinarlo. Lo hemos hecho en España y otros países de Europa como para la recuperación de zonas desérticas.

¿Cuál ha sido el ritmo de crecimiento de P&A Internacional en Perú?

Venimos operando hace cinco años. Este último año hemos crecido más de 50%. Tenemos más de 30 clientes agroindustriales. Pero además de brindar nuestros servicios de consultoría en agricultura de precisión, ofrecemos asesoría en planes de negocios agroindustriales, así como un curso on line de agroindustria, en base a un convenio con la Universidad Internacional de La Rioja en España. Es necesario que los empresarios agrarios se mantengan actualizados sobre la última tecnología para poder ser cada vez más eficientes y productivos. Igualmente, por parte del Estado es fundamental que se promueva un mayor acceso a la educación agraria.