Manuel García Martínez, gerente general de Hoteles San Agustín: “Abriremos nuevos hoteles en Cusco, Lima y Arequipa”.

Por Guisella Vargas Ochoa

Diecinueve años después de haber iniciado la cadena de hoteles San Agustín –negocio que empezó en 1994 con la compra del Hotel Riviera de Lima-- el madrileño Manuel García Martínez mantiene la confianza en el Perú y recomienda a los inversores extranjeros apostar por este país sin miedo a equivocarse; mientras tanto, su empresa se prepara para abrir tres nuevos hoteles valorizados en más de US$ 20 millones.

Explica que la meta de la empresa es abrir un hotel por año y eso es lo que esperan lograr en abril del 2014 con la inauguración de su tercer hotel en Cusco, tras lo cual planean implementar otro en Arequipa y después en Lima, en pleno corazón de Miraflores.

García observa un horizonte prometedor en el sector hotelero, pero recalca que el Estado debería dar prioridad a la solución de problemas de infraestructura debido a que estos limitan el desarrollo turístico. “Si no se moderniza y no se amplía la infraestructura es imposible que se logre una explosión de turistas en el Perú”, asegura.

También considera necesario impulsar mayores asociaciones público-privadas y hacer mejoras en materia educativa para que el sector cuente con mano de obra especializada.

Canatur ha proyectado un crecimiento del turismo receptivo superior al 10% para el cierre del año, pero ¿cómo perciben ustedes el mercado desde el punto de vista hotelero?

El número de turistas se ha incrementado, pero también el número de operadores y entonces la ocupabilidad no ha incrementado sustancialmente, salvo en los últimos meses. El sector hotelero se ha mantenido entre el 2011 y 2013. Lo que sucede es que la planta hotelera se ha incrementado tanto en Lima como en Cusco.

El Fondo Monetario Internacional ha hecho un reciente ajuste a la baja de la economía peruana señalando que solo crecerá 5% ¿Esta desaceleración cómo se está reflejando en el sector hotelero?

Se han sentido mucho las crisis de Estados Unidos y de Europa. No me parece que haya crecido el turismo receptivo, salvo el turismo corporativo. En cambio el turismo interno sí ha mejorado, lo que ha permitido un equilibrio en el sector. La gente se ha dado cuenta que tiene un hermoso país y que debe conocerlo, por eso hay más turismo interno.

Otros países han crecido en materia de turismo en virtud de planes estratégicos delineados conjuntamente con el sector privado. Nosotros tenemos un plan nacional de turismo que no está del todo actualizado, ¿qué se debe hacer al respecto para atraer más turistas?

Perú tiene que definir sus objetivos y el tipo de turistas que quiere atraer. Se tiene que poner en valor sus ventajas diferenciales. PromPerú ha logrado posicionar al país en el mundo. El país era muy desconocido, sobre todo por los problemas internos que hubo años atrás. La gastronomía también ha influido mucho en el crecimiento de turismo.

PERSPECTIVAS

¿Cuáles son las principales oportunidades que observa de cara a los próximos cinco años?

El Perú es un destino cultural y ambiental muy rico, no es un país de turismo masivo con gente que llega a las playas como ocurre en el Caribe. Por lo tanto, se requieren hoteles no tan grandes, de un promedio de 250 a 300 habitaciones. Es necesario renovar y actualizar la planta hotelera vigente.

¿Cuáles son los aspectos más urgentes que se deben atender para incrementar aún más el turismo receptivo?

Es importante que se invierta en mayor infraestructura, principalmente en puertos y aeropuertos. Las carreteras también son necesarias. Si no se moderniza y no se amplía la infraestructura es imposible que se logre una explosión de turistas en el Perú. Por ejemplo, Cusco requiere mayores drenes y defensas frente a inundaciones y lluvias de modo que no se interrumpa el turismo cuando ocurren esos fenómenos. De otra parte, se están realizando obras en Miraflores, donde tenemos hoteles y las soportamos con alegría porque será mejor para todos.

LA CADENA DE HOTELES

¿Cuál es el ratio de ocupación y de facturación de la cadena de hoteles San Agustín?

La ocupación es de 80%; los precios se han mantenido estables desde el 2011, sin embargo hemos tenido que enfrentar la volatilidad del tipo de cambio que ha representado un problema porque nuestros gastos han estado en soles y esto afectó nuestras utilidades en el 2012 y afortunadamente desde mediados de este año hay una pequeña apreciación que nos ha compensado.

¿Cuál de las cuatro regiones donde operan les genera mayores beneficios?

De los diez hoteles que tenemos la mitad está en Cusco, tres están en Lima y ella representa el 40% de nuestros ingresos, tenemos allí el mayor número de habitaciones, que son 320 habitaciones. Le sigue el Cusco y el Valle Sagrado con 300 habitaciones también. En Arequipa y Paracas también nos va muy bien.

Considerando que Lima será sede de diversos eventos internacionales, entre ellos los Juegos Panamericanos, ¿es suficiente su actual oferta de habitaciones?

Hay que tener mucho cuidado con los eventos coyunturales. En las Olimpiadas del año 1992 en Barcelona hubo un  `boom´ de turistas pero en los dos años siguientes el 30% de los hoteles quebraron. No hay que emocionarse, pues debemos recordar que un hotel debe vivir todo el año.

Considerando lo que usted señala, ¿la cadena San Agustín evalúa abrir nuevos hoteles?

Sí, planeamos abrir un nuevo hotel de 80 habitaciones en Cusco justo frente al Koricancha (Templo del Sol) que es el lugar más emblemático de la Ciudad Imperial. Estamos prácticamente terminando las obras de estructura, ya estamos en los acabados.

¿Cuánto han invertido en la obra?

El presupuesto se ha incrementado entre 30% y 40% debido a que teníamos que hacer las obras en determinadas horas y eso eleva los costos. Allí hubo anteriormente un hotel que fue construido en los años sesenta y nosotros lo derribamos para hacer el nuevo. La obra está valorizada por encima de los US$10 millones; sin considerar el equipamiento y el personal.

¿En qué se diferenciará de los otros hoteles que tienen en Cusco?

El nuevo tiene mayor inversión en tecnología, está dirigido a un turista que busca modernidad,  menos tradicionalista. (...) Queremos inaugurarlo en abril.

¿En Lima abrirán otro hotel?

Estamos planeando hacer un nuevo hotel a mediados del 2014. Tendrá unas 180 habitaciones. Estará ubicado en Miraflores en La Paz, entre 28 de Julio y San Martín. Las obras estarían concluyendo a finales del 2015. (...) Podría demandar aproximadamente US$10 millones.

¿Y qué se viene para Arequipa?

Estamos con otro proyecto para pasar de 47 habitaciones a unas 80. Vamos a ver el monto de inversión. Está muy cerca del otro hotel que tenemos en la ciudad. Sería para iniciarse en el 2015.

¿Cuál es la meta de crecimiento?

Infinito (sonríe). Nuestra meta es abrir al menos un hotel por año con un crecimiento de 10%. Sin embargo, debido a la crisis internacional este año cerraremos muy similar al 2012.

¿Cuál es el público objetivo de la cadena?

En términos generales, la mitad es turismo receptivo y la otra mitad es turismo corporativo. En Cusco es 80% de receptivo y 20% corporativo. Como estamos bien ubicados en el centro de la ciudad siempre hay mucho movimiento. (...) El gran emisor es Estados Unidos,pero también vienen de Japón, Corea, Europa, Chile,Argentina, Colombia, México, Brasil.

PERSONAL

Dado que se encuentran en zonas con una alta densidad de hoteles ¿tienen dificultades en el  reclutamiento de personal especializado?

Son gente formada por nosotros mismos, que han ido desarrollando su labor. Lo que sucede es que hay diferencias entre teoría y práctica. Las universidades e institutos dan una formación teórica. Luego nosotros los capacitamos, porque lo más importante en nuestra cadena es el recurso humano; estamos vendiendo servicios. Una edificación hotelera tiene que ser dotada del calor y de la energía del humano. Tenemos que preparar a la gente en labores de `house keeping´, alimentos y bebidas, almacén, entre otros.

¿Cuánto invierten en capacitación?

Entre el 10% y 15% del presupuesto del personal es destinado a capacitación. (...) Esto tiene que ser permanente porque los tiempos cambian y hay que estar siempre viendo las nuevas tendencias, debemos estar actualizados porque todo cambia muy rápido.

¿Qué reformas educativas se tendrían que aplicar en Perú para que el personal de los hoteles en provincias y en Lima puedan estar mejor preparados?

Hay que pasar de una enseñanza generalista a otra más especializada, de modo que aprendan a tener más criterio, a ser más observadores, porque tienen que entrenar la vista y todos los sentidos, pues cada cliente tiene necesidades particulares que se tienen que observar oportunamente.

¿Y en cuanto al idioma?

El inglés es el “Esperanto”, es un idioma fundamental para entendernos en un mundo globalizado como el nuestro, para poder conectarse a nivel de redes sociales.

¿Canatur tendría que hacer una labor de articulación con el Ministerio de Educación y otras instituciones académicas para hacer una reforma que no quede en el papel sino que se lleve a la práctica en beneficio del sector?

Es algo que se necesita. Los grandes éxitos que se han dado en el sector del turismo internacional se han logrado por la colaboración público-privada. Eso ocurrió en Barcelona y en Madrid, ciudades que pasaron de tener un millón de visitantes a siete millones y medio cada una. En París pasó igual. El aspecto educativo es fundamental.

¿Cómo visualiza al sector hotelero de aquí al 2021?

Con hoteles modernos, mejor ubicados, todo depende de que los actuales inviertan en su mejoría y vengan más inversores. Y también se requiere un crecimiento de la infraestructura. Hay techo para seguir desarrollando hoteles en Cusco siempre que se concrete el desarrollo del aeropuerto nuevo.

¿Qué sugerencias da para que los gobiernos regionales y locales mejoren su gestión en materia de planificación y desarrollo turístico?

Tienen que constituir asociaciones público-privadas. Como les acaban de delegar las facultades tienen que habituarse. Hay que lograr el intercambio de experiencias y necesidades para armonizar esos puntos.

¿Hace cuánto tiempo llegó de España al Perú?

La causa de mi llegada es que en el año 1969 me casé con una señora peruana. Tengo tres hijos peruanos. Vinimos con la decisión de invertir. Me trajo mi esposa.  Compramos el Hotel Riviera en 1994. Mis socios son peruanos.

¿Qué le diría a empresarios extranjeros que ahora están evaluando entre venir o no al Perú?

Les digo que a mí me ha ido muy bien, que es un país que ha sufrido mucho y que ya era hora que le tocara un poco de alegría, pues se lo tiene merecido. El Perú tiene todas las garantías del mundo. Que no tengan miedo de venir a invertir y a vivir.

¿Y hacer familia también?

Por supuesto.