“Mafias podrían afectar hasta el 10% de las inversiones inmobiliarias”

Por: Guisella Vargas Ochoa

La mayoría de empresas constructoras del país son extorsionadas por mafias que las amenazan con paralizar sus obras si ellas no les pagan cupos. Esta situación podría afectar hasta el 10% de las inversiones inmobiliarias, según cálculos del gerente general de Servicio Nacional de Capacitación para la Industria de la Construcción (Sencico), Ing. Hernán Carpio Montoya quien plantea algunas medidas para contrarrestar esta situación.

De otra parte, advierte que una de las principales debilidades del sector construcción es la falta de personal calificado en técnicas de edificación a lo cual se suma la carencia de especialistas en las municipalidades para hacer las supervisiones respectivas. Frente a ello, remarca la necesidad de invertir en mayor capacitación sobre todo ahora que el Perú atraviesa por un `boom´ inmobiliario, razón por la cual adelantó que Sencico destinará S/.150 millones para expandir sus servicios educativos en las regiones del país.  En tanto, adelantó que se alistan normas técnicas para asegurar que las empresas mejoren sus sistemas de construcción ante eventuales sismos. Precisamente, este tema será abordado durante la próxima Feria de Innovación Tecnológica en Construcción 2013 que realizará la institución entre el 16 y 19 de octubre con la participación de expositores nacionales y extranjeros.

¿Cuál es el objetivo de la Feria de Innovación Tecnológica en Construcción 2013?

Poner a disposición de las empresas la tecnología con la que puedan mejorar su productividad. No sólo son equipos o máquinas, sino también sistemas de gestión, software y toda una gama de aplicativos. De este modo, le damos impulso al sector construcción para que pueda ser más competitivo.

¿Cuán al día se encuentran las empresas constructoras en materia tecnológica? ¿En qué posición se encuentra Perú dentro de la región?

En la región lideran Brasil, Chile, Colombia. Perú debe estar en un cuarto o quinto lugar. Una ventaja es que es un lugar atractivo para los inversionistas y por lo tanto, hay empresas extranjeras que traen tecnologías que sirven de modelo.

¿Las empresas peruanas están invirtiendo en tecnología?

Algunas empresas invierten en tecnología. Las empresas líderes invierten en tecnología, seguridad y capacitación. Eso les permite competir. Están obligadas a actualizarse para mantener su situación en el mercado. (...) La tecnología es inherente al sector construcción.

¿En qué tipo de tecnología invierten más las empresas constructoras?

Invierten más en grandes maquinarias que les permiten abaratar muchos costos en movimiento de tierra, exploración. También hay otras de ultrasonido, equipos de corte con diamantina, herramientas.

AUTOCONSTRUCCIÓN

¿Cuáles son las principales debilidades técnicas del sector construcción?

Una de las principales debilidades es que el `boom´ de la construcción ha generado también la autoconstrucción informal. El 60% de las viviendas que se construyen en el Perú son informales, lo cual genera una alta vulnerabilidad frente a los sismos.

¿Qué medidas se adoptarán para prevenir este problema?

La autoconstrucción es un problema social. Hay que dirigirla hacia el lado formal. Tenemos que ir generando mecanismos, por ejemplo que los municipios tengan un banco de proyectos de vivienda para que las personas que no tengan dinero para contratar especialistas puedan solicitar uno esos planos para construir sus viviendas. De otra parte, el Ministerio de Vivienda viene ya trabajando estudios de micro zonificación sísmica y estudios de vulnerabilidad. Sencico alista cursos para poder hacer diagnósticos de estructuras y reforzamiento de estructuras.

CAPACITACIÓN

¿Cuáles son las principales debilidades de las constructoras privadas?

Una de las debilidades es que los trabajadores no han sido capacitados por el Sencico y por eso arrastran fallas y eso genera accidentes, problemas. Hay desconocimiento del Reglamento Nacional de Edificaciones. Y otras empresas privadas son parcial o totalmente informales en su trabajo. También en el Perú faltan laboratorios de suelos y de concreto armado, son muy pocos los laboratorios certificados que puedan dar un servicio de calidad. Por su parte los municipios no tienen la capacidad operativa para hacer un seguimiento y fiscalización a las edificaciones de su jurisdicción. Allí hay un gran problema que permite evasiones tributarias, obras sin licencia, obras sin seguridad y por último obras mal construidas.

¿Las fallas en la calidad el concreto armado es una constante en los edificios de viviendas?

Uno de los problemas en las construcciones que no son supervisadas es la calidad del concreto que depende de la dosificación adecuada de cemento, arena fina y piedra, otra es la cantidad de agua. Muchas veces los maestros de obra empíricos creen que agregándole más agua a la mezcla la hará más sencilla de trabajar, pero hacer eso implica una reducción de su resistencia. Eso se puede evitar utilizando concreto premezclado. Cuando hay problemas en la mezcla del concreto se generan rajaduras durante el tiempo de fraguado, incluso uno o dos años después; podría haber levantamiento de concreto.

¿Qué propuestas técnicas presentará Sencico este año?

La norma de sismoresistencia. La tecnología está en permanente evolución en el mundo. Hay nuevos productos, nuevas investigaciones sobre el comportamiento de los materiales. Lo que tenemos que hacer es adecuar esa tecnología a nuestra realidad y a nuestras normas.  

¿Esto incrementará los costos de construcción?

 No necesariamente serán mayores; el producto será más seguro. Las normas tienen que actualizarse según el avance tecnológico. Por ejemplo para la Feria de Tecnología estamos trayendo a un investigador peruano que reside en Europa, Luis Bozzo, que expondrá sobre los disipadores sísmicos que es una tecnología que se usa en los cimientos de edificios de viviendas permitiendo absorber el movimiento durante un terremoto y mitigar la transmisión de ese movimiento a las estructuras, con lo cual se reducirían sustancialmente los daños.

PROPIEDADES DE TERCEROS

Existen denuncias contra constructoras por construir edificios que afectan propiedades de terceros...¿Qué normas técnicas se pueden aplicar ante este tipo de casos?

Existe una norma en el Reglamento de Edificaciones donde se define la separación que debe haber entre edificios. Hay una norma, el problema está en que hay que cumplirla. El construir viviendas o edificios pegados es un gran riesgo porque durante un sismo se chocan y el menos rígido va a sufrir los daños, eso se pudo ver en Pisco. Es muy común que durante el proceso constructivo se generen rajaduras u otro tipo de asentamientos sobre todo si hay sótanos.  Esto se puede obviar si la empresa que realizará el proyecto se presenta ante los vecinos y hace una constatación fotográfica y notarial de la situación de la vivienda contigua antes de iniciar la obra. Y eso se le debe entrega al vecino para que pueda pedir que se le repare su vivienda si luego existiera algún daño. Está en la norma de sismoresistencia. Las municipalidades tienen que intervenir en estos casos porque son ellas las que otorgan las conformidades de obras.

¿Qué porcentaje de los edificios construidos presentan problemas de estructura?

Ahora estamos coordinando para hacer estudios de vulnerabilidad en las edificaciones, con el Ministerio de Vivienda. Este año se está coordinando la creación de protocolos de evaluación de viviendas y edificaciones para identificar cuáles tienen más riesgos que otras ante un potencial sismo. Esto se hará por distritos en convenio con las municipalidades. Tenemos que estar preparados.

¿Qué recomendación le da a las empresas constructoras para prevenir riesgos que puedan afectar a sus obreros y luego a los usuarios?

Lo primero, que se cumpla con la Ley de Salud y Seguridad Ocupacional que ya está vigente. Hacer charlas técnicas, difundir la metodología del trabajo seguro, cumplir con los planos, con la ley de edificaciones.

¿Hay casos en los que se privilegia la rentabilidad de las constructoras antes que la seguridad?

Es un riesgo latente; es más probable que ocurra en los procesos de concursos en los que gana el que ofrece el menor precio. Hay efectos contraproducentes si se bajan los costos afectando la calidad y la seguridad. Es un tema de ética que debería ser compartido a nivel del gremio de constructores. Los ahorros en un proyecto pueden ser por tecnología, productividad o competitividad, pero no por reducción de calidad o riesgos en la construcción. Hay que tener en cuenta que los colegios de ingenieros y de arquitectos revisan los proyectos de los municipios a través de comités técnicos.

¿Sencico puede capacitar a funcionarios municipales para mejorar las supervisiones de obras?

Sí, tenemos cursos sobre supervisión de obras públicas, para residentes de obra y para prevención de riesgos. Tenemos convenios con los municipios que invierten en capacitar a su personal. También hay mineras y federaciones de constructores. (...) Estamos en un plan agresivo para poder ampliar nuestra presencia en el país, vamos a invertir S/.9 millones este año, pero en los próximos cinco años planeamos invertir más de S/.150 millones. Proyectamos estar en Cajamarca, Puno, Huancavelica, Iquitos, Pisco. En setiembre estaremos inaugurando la ampliación de la zonal de Piura y debemos estar avanzando con nuestro nuevo local en Puno. Entre los años 2015 y 2017 se desembolsará el grueso de esa inversión.

CRECIMIENTO EN PROVINCIAS

Estarán creciendo con el `boom´ inmobiliario, que también se está dando en provincias...

Exacto, hay bastante construcción en provincias, hay muy buen movimiento del sector y como Sencico recibe la contribución de las constructoras hay un saldo bastante importante que se está invirtiendo en el crecimiento de la institución, así como en la mejora tecnológica y pedagógica. El sector construcción crecerá entre 7% y 8%. En Lima habrá menor crecimiento por la falta de terrenos urbanos. En provincias los terrenos son más baratos y la posibilidad de llevar servicios es más sencilla. El crecimiento del sector se mantendrá en provincias y por eso Sencico incrementará sus locales.  También estaremos en Arequipa, Moquegua, Tacna y otras zonas donde se generen inversiones.

¿En los últimos cinco años a cuántos obreros del sector construcción han capacitado?

Anualmente capacitamos a unas 70 mil personas en todo el Perú, por lo que son unas 350 mil en los últimos cinco años, aproximadamente.

¿Qué porcentaje de ellos trabaja en empresas privadas?

Estimo que aproximadamente 30%. Gran parte de los que se capacitan son constructores informales, contratistas, pymes, jefes de obras. Tenemos 3,800 empresas constructoras que contribuyen al Sencico con el dos por mil del monto facturado en sus obras. La mayoría de empresas top hacen capacitaciones internas sobre seguridad y calidad. El problema está en la gran base de empresas pequeñas y medianas, que tienen personal que no cumple con conocimientos técnicos ni de seguridad.

Asi como hay inversiones, también hay una “caja negra” en las obras privadas por el hecho de que existen mafias que cubren cupos a las constructoras. ¿Qué opina de las mafias en el sector construcción?

Somos conscientes de que eso afecta a todo nivel y en todo el Perú. Son un refugio de gente al margen de la ley que se beneficia con la poca capacidad que tienen las empresas para defenderse ante este tipo de delincuentes. Pero como Estado podemos ayudar a los empresarios para que tal vez puedan mitigar el riesgo.

¿De qué manera?

Una alternativa es lo que se viene coordinando con el Ministerio de Trabajo que es la certificación ocupacional, certificación por competencias laborales. Sería interesante que de aquí a algunos años, todos los trabajadores de construcción civil se encuentren certificados por una entidad acreditada como Sencico u otras universidades. Si hacemos obligatoria esa certificación de aquí a algunos años podríamos reducir la presencia de mafias porque ellas no podrían imponer quiénes deben trabajar en determinada obra. Por el contrario, solo podrían trabajar aquellos que estén debidamente capacitados. Por ahí habría una primera trinchera por la formalidad en el sector.

¿Qué porcentaje de las empresas han denunciado que son afectadas por este tipo de mafias?

Sencico no es el órgano competente para recibir este tipo de quejas. De lo que conversamos con el gremio de constructores, la mayoría de empresas recibe algún tipo de presión o este tipo de mensajes de delincuentes, parece que es una práctica generalizada de pseudosindicatos.

¿Esto representa un sobrecosto para las empresas?

Es un sobrecosto importantísimo que también podría afectar la calidad de un contrato que se haya ganado por costos. 

¿Y hasta qué porcentaje de la inversión podrían afectar las mafias?

Entre un 5% y 10%, dependiendo del tipo de obra, pero sí podrían sentirse un efecto importante. Hay delincuentes que incluso amenazan con atentar contra la vida de los constructores, de la minería. Al final ya es un problema mayor que puede parar la obra, generar retrasos. Deben complementarse las acciones del Estado.