Lourdes Lares, gerente general de Amazona Chocolate: “La demanda de chocolate fino en el Perú crece 200% por año”

Por Guisella Vargas Ochoa

El Consorcio Cacao Amazónico exporta actualmente US$ 15 millones de grano duro de cacao a diversos mercados de Europa, EEUU y Asia; sin embargo con el objetivo de posicionarse también en el mercado local con un producto de valor agregado, hace cuatro años formó una nueva unidad de negocios denominada Amazona Chocolate.

La marca fue semifinalista en la International Chocolate Award que se realizó en Londres, Inglaterra este mes. Amazona Chocolate produce chocolates y coberturas cuya demanda ha crecido 400% desde su creación, mientras en el país el mercado avanza a un ritmo promedio de 200% por año, asegura Lourdes Lares, gerente general de la empresa. Sin embargo, observa que para que el sector chocolatero siga creciendo, se requiere de mayores facilidades a favor de las cooperativas, principalmente de índole tributario. Al respecto, explica que en la nueva ley de cooperativas se introdujeron cambios favorables pero que todavía no son aplicados porque hay demoras en su reglamentación.

¿Cómo surge la idea de constituir Amazona Chocolate?

El Consorcio Cacao Amazónico es propiedad de las cooperativas Acopagro, Oro Verde, Tocache y La Divisoria; las cuales se encuentran ubicadas en San Martín, Huánuco y Ucayali. Ellas representan a más de cuatro mil productores. Durante más de 12 años las cuatro cooperativas se dedicaron a exportar materia prima, pero siempre tenían la intención de dar el salto generando productos de valor agregado.  La idea surgió con el objetivo de diversificar mercados a través de la diferenciación de productos, ya que solo se exportaba y no se vendía internamente a pesar de que Perú ya era un mercado atractivo.

¿Cuáles son sus principales productos y canales de distribución?

Empezamos produciendo coberturas y chocolates semidulces y bitter y luego fuimos elaborando chocolates con cacao de origen muy fino y seleccionado. Actualmente nuestros principales compradores son restaurantes top, tiendas gourmet, tiendas orgánicas, bioferias. Vendemos mayormente en Lima pero también distribuimos en Arequipa y San Martín.

¿Se ha incrementado la demanda de chocolate en el Perú?

Sí, particularmente del fino se ha incrementado en un 200% por año. Nosotros hemos crecido en 400% desde que empezamos hace cuatro años. (...) Al cierre del 2013 proyectamos crecer 100%.  Por ahora todo lo reinvertimos.

¿A qué se debe este crecimiento?

A una mayor promoción que están realizando las empresas así como a  la alta calidad del cacao peruano que se está seleccionando. El `boom´ gastronómico influye mucho en el crecimiento de la demanda. Desde que se realizó el Primer Salón del Cacao y el Chocolate hace cuatro años, la comercialización de chocolate ha crecido de manera exponencial. La Asociación Peruana de Productores de Cacao (APPC) fue la promotora del primer encuentro y luego la siguieron otros.  Los clientes están más interesados ahora por comprar los chocolates peruanos, están buscando productos finos, pero aún los productos importados tienen una gran presencia porque algunos están más acostumbrados al chocolate europeo.

CHOCOLATE DE VERDAD

¿Cuánto producen y cuánto facturan anualmente?

Solo para la elaboración de chocolates finos procesamos tres toneladas de grano duro que ya han sido colocadas este año. La facturación la mantenemos en reserva. (...) Aún es una cifra pequeña comparada con los US$15 millones que obtiene Consorcio Amazónico por la exportación de grano, pero la meta es seguir creciendo. Hay que precisar que los chocolates finos los elaboramos para un público muy exigente y selecto. Nosotros no somos como otras empresas que buscan facturar por volumen y cuya producción es muy rápida. La elaboración de nuestros chocolates demanda varias horas y se realiza con máquinas tradicionales. Lo que queremos es que se consuma el chocolate de verdad. 

Precisamente ustedes han participado en el International Chocolate Award...

Fuimos a la final en la mundial y hemos participado con chocolates de diversas partes. Ha sido la primera vez y ha sido un honor competir con grandes marcas. Todo el mundo ya sabe que el cacao peruano es bueno. Esto es excelente para los productores porque ellos van a poder ganar más. Igualmente, le da buena imagen a las cooperativas y al país también. La competencia fue ganada por una empresa ecuatoriana pero curiosamente el insumo procedía de Piura. Por eso nuestro objetivo es que el chocolate peruano sea conocido internacionalmente con una marca también peruana y no extranjera.

¿Y de todas maneras empezarán a exportar antes de finalizar el año?

(...)La mayor parte de la producción es local,  recién estamos empezando a realizar algunas muestras en Italia y Estados Unidos. Hemos recibido pedidos de Chile. Hay propuestas para exportar a Sudamérica. Pero estamos avanzando con calma. Nos interesa más fortalecernos internamente.

¿Cuál es la ventaja comparativa de los chocolates Amazona?

La alta calidad y su origen de cooperativas. Utilizamos máquinas antiguas que son especiales para elaborar chocolates finos.  Tenemos diversas certificaciones como Orgánica, Fair Trade o Comercio Justo, Kosher, Haccp, todas porque es un grano diferenciado.

BOCA A BOCA

Considerando su crecimiento exponencial, ¿Cómo realizan sus acciones de promoción?

Nuestra principal herramienta de promoción es el `boca a boca´. También empleamos las redes sociales. Las ventas las realizamos de manera directa sin intermediarios.

¿Cuáles son las principales amenazas para el sector?

El cambio climático está afectando las cosechas y el secado del cacao de manera natural. Otro aspecto negativo es que se está permitiendo el ingreso de intermediarios o de `traders´ internacionales. Por eso es importante fortalecer la participación de las cooperativas.

¿Por qué los productores prefieren vender a los `traders´?

Porque ellos ofrecen a los productores la compra inmediata del grano pero les pagan poco y el agricultor acepta por querer tener liquidez de inmediato. En cambio, si le entregan la materia prima a la cooperativa, el pago demora un poco pero ganan más porque somos una empresa con certificaciones. Además generamos valor agregado, les damos capacitación y asistencia técnica. Es necesario que se apoye más a las cooperativas a nivel legal, que se den mayores facilidades.

NORMATIVA

¿Qué vacío hay en la ley de cooperativas?

Lo que se requiere hoy es que se reconozcan las diferencias de orden tributario, que se comprenda más la forma de trabajo de las cooperativas. La ley todavía está en proceso de reglamentación y eso va un poco lento.

¿Qué hace la Sunat?

Como las cooperativas están en diferentes ámbitos rurales donde no hay bancos ni suficiente presencia del Estado, es necesario que las cooperativas tengan más tiempo para cumplir con trámites o pagos ante las entidades públicas o ante la Sunat. No se les debe exigir plazos similares a los que se aplican para las grandes empresas que operan en las urbes. Y si tienen que tributar deben hacerlo de manera diferenciada. La Sunat no les reconoce el hecho de que las cooperativas pertenecen a un ámbito rural. Precisamente la ley buscaba un cambio pero todavía no terminan de reglamentarla.

¿El narcoterrorismo afecta sus procesos de producción?

Aunque ya está un poco más calmado, todavía la zona sur de la región San Martín es afectada y de hecho se requiere más intervención del Estado para que puedan tener la debida seguridad. Nosotros no hemos recibido amenazas pero siempre tenemos que estar atentos.

¿Cuáles son sus planes?

Tenemos el objetivo de incentivar un mayor consumo del chocolate peruano restándole mercado a los chocolates masivos de leche por un chocolate semidulce de 55 gramos. Vamos a seguir compitiendo a nivel internacional, y no vamos a parar hasta ganar.