Julia Justo, presidenta del FONAM: “Debe generarse un fondo especial de US$2,000 millones para remediar los pasivos ambientales mineros en Perú”

Por Guisella Vargas Ochoa

Julia Justo El Fondo Nacional del Ambiente (FONAM) ha realizado un cálculo grueso de lo que podría costar la remediación de los 7,576 pasivos ambientales mineros que hay en el país.  Según esa estimación la cifra oscila entre US$1,000 y US$2,687 millones. Ante lo cual, la presidenta de esa entidad, Julia Justo, plantea que se pueda crear un fondo especial que sea formado por recursos provenientes de los gobiernos regionales y de las empresas privadas. Dentro de ese monto, se consideran S/.900 millones correspondientes a la remediación de la cuenca del río Mantaro. Lo que más preocupa a la institución es que si estos pasivos --que datan desde de la época colonial hasta la fecha—no son resueltos, causarán mayores daños a las fuentes de agua y conflictos sociales. Precisamente al FONAM le corresponde administrar fondos de fideicomiso para el cierre de pasivos ambientales que realizan las empresas mineras. Sin embargo, desde el año 2005, las mineras solo han desembolsado entre 20 y 30 millones de dólares para efectuar labores de remediación.  

De los 7,576 pasivos ambientales mineros que existen en el Perú ¿qué porcentaje corresponde a las empresas privadas y al Estado?

Respecto a los del Estado estos se refieren a los que asumió luego de la venta de Centromín Perú y también a los pasivos sin dueño o históricos heredados de la época colonial y postcolonial. Hubo empresas extranjeras que dejaron sus pasivos cuando no existía una ley que las obligue a remediarlos. Se estima que entre un 10 y 20 por ciento corresponde al Estado. El 80% corresponde al sector privado.

¿Qué porcentaje le corresponde a la gran empresa? ¿Cuáles empresas mineras tienen los mayores pasivos?

Entre 50% y 70% de los pasivos le corresponde a la gran empresa. El Ministerio de Energía y Minas está procesando cuáles son las empresas que tienen mayores pasivos. Algunas pueden negarse a reconocer que una concesión es suya y entonces el ministerio verifica eso.

¿Cuáles son las regiones más afectadas por los pasivos mineros?

Áncash, Cajamarca, Junín, Pasco, Huancavelica, Ayacucho. Hay 1202 pasivos mineros en Áncash, 1022 en Cajamarca. Huancavelica tiene 831 pasivos, Lima 528, La Libertad 503, Pasco 429. Áncash tiene el mayor número de pasivos y requiere la mayor cantidad de inversión.

Considerando que Áncash y Cajamarca son las regiones que más pasivos tienen ¿Cuánto se requiere invertir en su remediación?

Tenemos un cálculo grueso, son cifras preliminares. La remediación de pasivos mineros en Áncash implicará una inversión de más de US$600 millones. En el caso de Cajamarca se requieren US$34 millones. Y en Huancavelica US$232 millones. En Lima se requieren US$352 millones. Hay un tema importante que atender, como es el agua.

La relación de pasivos ambientales versus el monto de inversión no es el mismo. ¿Por qué en Cajamarca es ese monto si tiene tantos pasivos como Áncash?

Porque son diversos tipos de daños ambientales y conforme se va haciendo la implementación se van ajustando esos números.

¿A la fecha cuánto se ha invertido en remediación? ¿Las empresas privadas van a buen ritmo?

El ritmo es lento. Lo están haciendo algunas empresas responsables como el grupo Buenaventura, Antamina.

¿Cuanto más demoren en remediar los pasivos, más riesgos tendrán de generar conflictos sociales?

Exactamente. Y de ahí que tenemos una preocupación de carácter social. Por eso organizamos el seminario sobre la problemática de los pasivos ambientales con el fin de poner el tema en agenda.

¿Hace falta un mayor endurecimiento de las normas para que los pasivos ambientales sean remediados de manera más rápida y no de acuerdo a un cronograma a libre voluntad de los privados?

Claro, debería haber medidas para que se haga más rápido. Lo que ocurre es que las empresas tienen que incorporar estos gastos dentro de su presupuesto de inversión. Tiene que haber una norma que establezca un período de transición, de modo que hagan las remediaciones para poder seguir con sus operaciones en otras zonas.

¿Y se puede establecer por norma un porcentaje fijo del presupuesto de las empresas para que sea destinado a remediación de los pasivos?

Sí se puede, pero pueden salir a decir que con eso se alejan las inversiones, baja la calificación riesgo-país. Sin embargo yo creo que es importante que nos sentemos a dialogar y coordinar para generar medidas que sean compartidas. Debe generarse un fondo especial de US$2,000 millones para remediar los pasivos ambientales mineros en Perú. En el caso de los pasivos ambientales mineros se tendría que aplicar igual esquema para financiar los US$2,600 millones que se requieren según nuestros cálculos gruesos; pero siendo súper optimistas podría ser mínimo US$1,000 millones. Esto permitirá realizar un proceso que demorará entre 5 y 10 años. Ese fondo puede ser como el que se está proponiendo para recuperar la cuenca del Mantaro. Hay un proyecto de ley que plantea un aporte de los gobiernos regionales de hasta 25% de los recursos del canon y regalías más aportes voluntarios de las empresas de un 10%.

¿Ese 10% que aportarían las empresas sería parte de su presupuesto total o de su programa de inversiones?

No, sería 10% sobre sus utilidades. Estamos revisando esta propuesta. Aún no está definido. FONAM puede asesorar en la forma cómo generar el financiamiento.

¿Durante el 2012, cuánto han invertido las empresas mineras en acciones de remediación?

A la fecha, la aprobación de la inversión en pasivos está en alrededor de US$48 millones, es lo aprobado por el Ministerio de Energía y Minas. Pero lo que se ha implementado está entre US$20 y US$30 millones. Esto es desde el 2005.

Pero es muy poco si tenemos en cuenta los más de US$2 mil millones que se deben invertir...

Sí pues, es una actividad pendiente.

¿Cuántas comunidades están siendo afectadas por estos pasivos?

Si tenemos más de 7500 pasivos, vamos a suponer que haya unos 10 por zona, serían unas 500 zonas afectadas. Falta un monitoreo más intenso respecto al cierre de los pasivos ambientales.

Esas zonas están ubicadas principalmente en la sierra en un 75%.

¿Los precios de las tecnologías que se utilizan para actividades de remediación tienden a subir o a bajar?

En tanto se masifiquen bajan de precios. Aquí no tenemos tecnología para la recuperación de cuencas por ello tenemos que traerla de afuera. Será necesario traer experiencia internacional y equipos. No necesariamente lo más barato es lo mejor en tecnología, de tal forma que se tendrán que hacer buenos estudios de costo-beneficio.

¿A través del fondo especial para remediación que usted propone, se podría adquirir esta tecnología, en lugar de que cada empresa lo haga de manera individual?

Sí, eso se puede hacer, así se suman varios que requieren la misma tecnología. Fonam puede asumir ese rol por encargo y empaquetar estos servicios. También podemos hacer el desarrollo de los proyectos de remediación por encargo de ellos.

¿Cómo marcha la gestión para la descontaminación de la cuenca del río Mantaro?

El comité especial cubre cuatro regiones que son Pasco, Junín, Huancavelica y Ayacucho. Entre pasivos mineros y estudios se ha estimado que la remediación ambiental de la cuenca del río Mantaro requiere S/.900 millones de inversión. La Comisión de Economía del Congreso está evaluando el proyecto de ley. Estamos haciendo la sustentación correspondiente y esperamos que sea aprobada. Hay informes de impactos a la salud, a la actividad productiva, a la calidad del agua. El estudio correspondiente demandará no menos de un año. Pero también será necesario que el Ministerio de Energía y Minas no demore mucho en su aprobación.

¿De aquí al 2021 qué pasará en el Perú si ahora no se pone remedio a estos miles de pasivos?

Continuará la contaminación de las aguas y a raíz de ello se generarán más conflictos sociales.

¿Ya se tiene el estudio de cuencas afectadas por los pasivos?

Aún no se hace un estudio sobre afectación de las cuencas afectadas por los pasivos ambientales. Ese estudio debe ser multisectorial en el cual participe la Autoridad Nacional del Agua, los ministerios de Energía y del Ambiente. El tema del agua es el punto más crítico, porque el agua contaminada baja hacia a los cultivos y el agricultor tiene miedo de usarla. Hay afectación al agro.