Juan Liziola, gerente de Recursos Humanos y Marketing de Ransa: “No hay que esperar una crisis para adoptar principios de responsabilidad social”

Por Guisella Vargas Ochoa

En un año de constantes sobresaltos económicos internacionales que han impactado en la economía peruana al punto de forzar al gobierno a variar sus proyecciones de crecimiento para el cierre del 2013, el gerente de Recursos Humanos y Marketing de Ransa, Juan Liziola destaca la importancia de aplicar los principios de la responsabilidad social para reducir costos, elevar la productividad y sobre todo la rentabilidad de las empresas peruanas.

Señala que estas prácticas le han permitido además a  Ransa superar errores del pasado y mejorar su imagen, incrementar sus ingresos por ventas, así como mejorar las relaciones con sus trabajadores. Incluso, como parte de su gestión, Ransa considera como uno de sus stakeholders o grupo de interés a las familias de sus empleados, a favor de las cuales ha organizado matrimonios masivos y capacitaciones en materia de finanzas domésticas.

Actualmente, el Grupo Ransa da empleo a seis mil personas a través de sus operaciones en Perú, Bolivia, Ecuador, El Salvador,Guatemala y Honduras, pero el número de trabajadores seguirá creciendo pues este año espera poder concretar su ingreso a Colombia, para lo cual ya se cuenta con un plan estratégico. Al respecto, Liziola comenta que la intención es realizar una inversión similar a la efectuada en Ecuador, donde recientemente la firma instaló un nuevo centro de distribución valorizado en US$10 millones.  Esto forma parte de los objetivos de expansión de la empresa, el cual prevé para este año un crecimiento de al menos 5% respecto al 2012.

¿De qué manera han influido las acciones de responsabilidad social en las ventas de Ransa?

Aunque no son el único factor favorable, de hecho, las acciones de responsabilidad social contribuyen al crecimiento de las ventas.  Cuando nuestros clientes observan que hacemos programas de responsabilidad social nos hacen compras adicionales.

¿Qué ha hecho Ransa en materia de responsabilidad para que sea posible un impacto positivo en los ingresos y en la rentabilidad de la compañía?

Por ejemplo instalamos focos ahorradores; si bien hay una inversión inicial esta se recupera en siete u ocho meses y al final del año tenemos un beneficio para Ransa en términos de ahorro de dinero. Igualmente, ocurre con un menor consumo de agua. Si bien son algunas acciones, todas suman. Además, realizamos capacitaciones para nuestro personal, lo cual disminuye los casos de accidentes, al reducirlos aumenta la rentabilidad.

Aparte de las capacitaciones, ¿qué otras acciones de responsabilidad social realizan con enfoque en el capital humano?

Hemos realizado acciones a favor de su bienestar, sobre todo exámenes médicos preventivos, en función al área en el cual trabajan. Hacemos más de lo que ordena la ley. El Grupo Ransa tiene más de seis mil trabajadores en los diversos países donde opera, de ellos cinco mil laboran en el Perú; la mayoría son operadores.

¿Cómo minimizan el impacto ambiental a través de sus operaciones?

Contamos con procesos de reciclaje de cartones y en ello hemos involucrado a todo el personal. Igualmente, como utilizamos gran cantidad de plásticos para empaque los hemos capacitado para que usen lo exacto para así evitar excesos. Generamos menos desechos y ahorramos.

PAÍS SEGURO

¿Y qué acciones están realizando con la comunidad en materia de responsabilidad social?

Nuestro gran orgullo es el proyecto Perú: País Seguro, que se inició con la capacitación de todos los involucrados en la cadena de abastecimiento para las minas; empezamos con ese sector. Por ejemplo, nosotros llevamos mercadería a Yanacocha y dentro del camino participan muchas personas, poblaciones enteras, policías, bomberos que nos ven pasar por ahí. Decidimos involucrarlos y capacitarlos, enseñándoles a identificar cuando nuestros camiones transportan materiales peligrosos. Los choferes de Ransa hacen las capacitaciones. Con ello hay menos accidentes porque Ransa no quiere que un material peligroso se caiga y que la población se acerque y vaya a ver qué sucede.

Eso ya les ha pasado...

Pasó hace doce, trece años y desde ahí establecimos un muy alto estándar de seguridad y capacitamos a todos, cada año llegamos a 2,500 personas, hablamos de prevenciones en el transporte de material peligroso, prevención en accidentes de tránsito, de legislación.

¿Cómo marcha la nueva unidad de mejora continua en Ransa?

La unidad fue creada este año para verificar que los procesos sean mejorados de manera permanente haciendo partícipes a los mismos operarios para que puedan dar sugerencias en el caso que detecten algunas situaciones inseguras.

¿Tienen una meta de reducción de costos?

No a través de esta unidad, pero la reducción de costos siempre es un objetivo de la gerencia de operaciones, la cual establece una meta de 3% a 4% por año.

¿Cuántos clientes tienen actualmente?

Tenemos más de dos mil clientes y de ellos el 40% contribuyen al 60% de la facturación.

¿A ellos los involucran en sus acciones de responsabilidad social?

Sí y de hecho nuestros clientes también nos exigen tener prácticas de responsabilidad, como las empresas mineras. Nos preguntan si tenemos voluntariados. Igualmente, nos han planteado tener medición de huella de carbono y lo vamos a poner en práctica a partir del próximo año. Por ejemplo el Código de Ética lo vamos a empezar a lanzar en un par de meses.  

TRABAJADORES

¿Ransa diseña estrategias considerando a la familia de sus trabajadores como un stakeholder más al cual dirigir sus programas de responsabilidad social?

Sí, hace un par de años, cuando ingresé al área de Recursos Humanos pedí que se hiciera una encuesta socioeconómica de toda la población de Ransa y en base ella impulsamos un Diplomado de Familia que incluían charlas como el manejo de sus finanzas, de sus conflictos, sobre todo en los puntos neurálgicos que detectamos. Igualmente hicimos un acuerdo con la municipalidad del Callao para resolver casos de concubinato y así realizamos un matrimonio comunitario en Ransa, se casaron como 42 personas, incluso vinieron con sus hijos, hubo espectáculo, les dimos torta. Y ahora ya hemos inscrito a otros 120 que se casarán próximamente.

¿Por qué se involucraron hasta en el tema de finanzas?

Nos involucramos en sus finanzas porque tenían problemas crediticios, algunos estaban en Infocorp. Hicimos un acuerdo con un banco para que este compre la deuda que tenían dispersa en diversos bancos, con una tasa de interés menor y se establecieron descuentos por planilla. Les dimos charlas a las parejas para que sepan cómo manejar la economía del hogar. Rompieron sus tarjetas de crédito. Hubo excelentes resultados.  También hemos involucrado a los hijos, quienes han visitado Ransa y han visto con orgullo las demostraciones que sus padres hicieron sobre el manejo de las máquinas y equipos de logística.

¿Qué les diría a aquellos gerentes que consideran que involucrarse en la vida personal del trabajador es una opción equivocada y que eso no le compete a la empresa?

Les diría que toda persona cuando trabaja tiene en la mente a su familia, sus problemas. Están pensando cómo van a pagar sus deudas.  En esas circunstancias pueden cometer errores mientras hacen su trabajo. Si están tranquilos en cambio harán un mejor trabajo y aumentarán la productividad. Cuando llegamos al almacén se acerca el personal a agradecer por haber celebrado su matrimonio hace seis meses, agradecen por el juguete que le obsequiamos a su hijo. Yo siento que ese trabajador se vuelve un “camiseta” y estoy seguro que con estas acciones de responsabilidad social se aumenta la productividad.

En estos tiempos de crisis internacional, ¿es un buen momento para que las empresas peruanas adopten los principios de la responsabilidad social o es mejor esperar a que surja otra crisis para hacerlo?

Estoy convencido de que todos tienen que sumarse, no hay que esperar a que haya crisis para adoptar los principios de responsabilidad social. Hay que invertir pero eso se recupera por varios caminos, incluso en términos de imagen. Hay empresas que no quieren asumir el costo inicial. Tal vez la conciencia en los peruanos aún no está lo suficiente madura para darle la importancia a estos temas, incluso en el mismo Ransa, podemos hacer más y para eso estamos para aprender, como parte de las mejoras continuas.

PROYECCIONES 2013

El Ministerio de Economía ha hecho ajustes a la baja a las proyecciones de crecimiento económico en el país, frente a este entorno ¿cuánto planea facturar Ransa este año?, ¿mantiene sus perspectivas de crecimiento?

El año pasado, como grupo cerramos con US$312 millones, de los cuales US$260 millones corresponden al Perú. Ransa mantiene sus proyecciones de crecimiento para el 2013, vamos a superar las ventas y la utilidad operativa que se registró en el 2012. (...) Parece que vamos a superar por lo menos en un 5% los resultados del año pasado, pero ojo que esto puede variar.

Entonces crecerán lo mismo que el PBI previsto para este año...

Generalmente hemos crecido tres veces el crecimiento del país, pero no toda regla se cumple perennemente. Este año no sabemos.

¿Van a realizar nuevas operaciones fuera del país, qué planes tienen para antes de fin de año?

Este año estamos haciendo una gestión comercial en Colombia, vamos a ingresar a Colombia. Tenemos plan estratégico de ingreso a Colombia y es muy posible que se concrete a fin de año. Todo este año se ha estado trabajando la parte comercial. De hecho en este instante tres de nuestros gerentes están allá.

¿Entrarán con la marca Logiran, como hicieron en Ecuador con el centro de distribución?

Si ingresamos como Ransa, en Quito nadie nos conoce y no vamos a ser atractivos. Vamos a entrar o con una alianza estratégica o comprando una empresa o haciendo algo con una posición firme con una empresa ya establecida allá.  

¿La inversión será similar a la que hicieron en Ecuador por US$10 millones?

Sí, similar a la de Ecuador. Allí nos va muy bien; recientemente hemos inaugurado otro centro de distribución que es el más moderno de todo Ransa.  

¿Y el de Colombia será similar?

Si compramos una empresa en Colombia veremos cuál es la proyección para invertir. No necesariamente vamos a empezar de cero para hacer un centro de distribución. Será mucho más ambicioso que en Ecuador.

Colombia tiene mayor dinamismo de exportaciones que Ecuador...

Sí, mucho más que en Ecuador, por eso esperamos que Colombia nos vaya mejor. Allí hay muchas más empresas de logística consolidadas de lo que había en Ecuador en el momento que ingresamos. El mercado es más grande.

En tiempos de crisis lo mejor es diversificar mercados ¿Luego de Colombia en qué otros países planean arribar en el futuro?

En el futuro cercano no, pero sí estamos interesados en el triángulo sur de Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Igualmente nos interesa Chile, también está en la lista. No niego que no lo intentemos alguna vez..