Entrevista de la semana con Mario Alvarado Pflucker, Gerente General Corporativo de Graña y Montero.

Por Katty Carrera

entreCon más de 75 años de trayectoria, la compañía constructora se inició bajo el nombre de Gramonvel S.A. Ingenieros con obras de edificación menores hasta ampliar su oferta a las de trascendental importancia para el país. Pero no es hasta los 90´s que surge el holding Graña y Montero, con el que diversifican e incrementan su participación en negocios conexos a su expertise a fin de garantizar una mayor estabilidad de sus ingresos. Así surgen Graña y Montero Ingeniería (GMI), empresa dedicada a la consultoría, cuyos ingresos en el 2011 ascendieron a S/. 122 millones y en los primeros tres meses de este año S/.37 millones; Graña y Montero Petrolera (GMP), dirigida a la explotación de petróleo, que cerró el 2011 con S/.289 millones y en este año en el primer trimestre alcanzaron S/ 70 millones; y Graña y Montero Digital (GMD), proveedora de servicios de ingeniería informática, cuyos ingresos del año pasado fueron S/.185 millones y de enero a marzo del 2012 sumaron S/. 46 millones.
En Viva GyM, con la que diseñan e implementan proyectos inmobiliarios residenciales, de oficinas y servicios de gestión para terceros, lograron ingresos por S/.152 millones el año pasado y S/. 21 millones a inicios del 2012. Con Concar S.A., se especializaron en mantenimiento y operación de carreteras en concesión y en el 2011 tuvieron a cargo 10 de ellas, lo cual representó para la compañía S/.232 millones y en el primer trimestre de este año S/.71 millones.
CAM Holding SPA con la que operan directamente o a través de subsidiarias en Chile, Argentina, Brasil, Colombia y Perú en servicios eléctricos, tras la adquisición de la Compañía Americana Multiservicios (CAM) del Grupo español Endesa, representó el año pasado para el Grupo ingresos por S/.558 millones y S/.148 millones a inicios de este año. GyM Ferrovías, formada recién en abril del año pasado para la concesión por 30 de la Línea 1 del Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao, cuyo primer tramo se inició en enero de este año y el segundo aún está en etapa de estudio, logró alrededor de S/. 11 millones en el primer trimestre. Por último, Graña y Montero Contratistas (GyM), que dió origen al grupo, mantiene tres divisiones: electromecánica, obras civiles y edificaciones, con las que buscan centrarse en proyectos de obras grandes y mantener alianzas estratégicas. La emrpesa representó en ingresos del año pasado S/.2,662 millones.
Con ese historial de éxito y una reserva de proyectos principalmente en los sectores de minería (23%), electricidad (24%), transporte (17%), inmobiliario (16%), petróleo y gas (14%), agua y desagüe (3%) y tecnología de la información (3%), y para conocer sobre sus planes de crecimiento, Biznews.pe conversó con Mario Alvarado Pflucker, gerente general corporativo de Graña y Montero.
¿Cuáles considera usted que fueron las características que hicieron que la empresa sea seleccionada dentro de una lista de casos de éxito presentados en el seminario internacional por el Día de la banca y finanzas?
Supongo que por el tamaño. Lideramos el mercado de construcción y básicamente todas las áreas en las que nos desarrollamos. Es un grupo empresarial que aún tiene mucho por crecer.
Los ingresos del Grupo Graña y Montero ascendieron a más de S/. 1,000 millones en el primer trimestre del año, con lo cual tuvieron un incremento aproximado de 32% , ¿cuáles son las perspectivas para finales del año? ¿Con cuánto esperan cerrar?
Este va a ser un buen año. Venimos creciendo y lo más probable es que cerremos con un crecimiento de 20% con respecto al resultado del año pasado (S/. 4,241 millones), lo cual significará entre unos US$1,800 millones US$1,900 millones de venta. Nuestra utilidad también va a crecer, sin embargo este año tenemos que pasar las nuevas normas contables como gasto, y la etapa de operación del tren eléctrico, que va a ser fuerte, porque está diseñado con una pérdida inicial de US$ 20 millones a fin de año y eso va afectar los resultados, lo cual se explica como un pre operativo que está previsto y hay que pasarlo. Pero, en general este año nos va a ir bien.
¿Tienen planeadas nuevas alianzas? ¿Con quiénes y para qué proyectos en específico?
Nosotros en general tenemos un historial de alianzas dependiendo del tipo de proyectos que hacemos, como hay ciertos proyectos en que la tecnología o el conocimiento que se requiere para el proyecto no se tiene en el Perú, nos aliamos para poder participar. Un ejemplo de ello es el Metro Lima, en el que obviamente no había historia de operación en Lima, por lo cual nos asociamos con una empresa argentina que tenía la operación en una parte de ese país en un tren equivalente, y nos trajeron el conocimiento de la operación en sí y nosotros le pusimos la capacidad local, la capacidad financiera, entre otros, y nos asociamos en una proporción de 75% Graña y Montero y el 25% nuestro socio (Ferrovías de Argentina). Tenemos varios proyectos de inversión, y uno de los más importantes por el significado que tiene para la ciudad de Lima y que puede ayudar a elevar su nivel de productividad, es el relativo a las autopistas urbanas. Como todos saben el tráfico es complicado y cada día empeora, y la única forma de destrabarlo es haciendo grandes proyectos que alivien esa congestión. Una de las principales autopistas es la de la Av. Javier Prado. Para este proyecto, que demandará una inversión de alrededor de US$ 700 millones, le pedimos a la Municipalidad de Lima, de forma proactiva, para sacarlo adelante. El proyecto fue otorgado hace varios años y necesitamos hacer los equipos para firmar el contrato con la Municipalidad, de lo cual dependerá iniciar los trabajos en el siguiente año.
¿Este es el principal proyecto de inversión? ¿Qué otros tienen en lista?
Hay otros proyectos, pero hasta que no salgan uno no debe hablar de ello. Sin embargo, te puedo mencionar que en cuanto a los proyectos en ejecución tenemos varios porque el mercado está creciendo, todo el sector minero sigue invirtiendo. Espero que no se paralicen más proyectos porque hace mucho daño al país. La gente que nos acompaña en Graña y Montero, una parte importante depende de las inversiones en minería, y comprenden alrededor de 40,000 personas que se ven afectadas y con estas protestas no saben cuánto daño pueden hacer.
¿Se han visto afectados de alguna manera por estas paralizaciones?
Todavía no nos hemos visto afectados en gran forma porque los proyectos en los que estamos trabajando no se han paralizado, salvo el proyecto minero Conga en el que todavía tenemos asignado sólo una pequeña parte de nuestras inversiones. El problema es que sí se pueda parar y ahí si es peligroso.
¿Confían en que esto se pueda solucionar?
Si claro. El país tiene que seguir creciendo. Una parte importante de los ingresos fiscales dependen de la minería y así como el gobierno depende de ella para poder financiar a las escuelas, los maestros, hospitales, entre otros, nosotros también percibimos nuestros ingresos de los proyectos mineros.
De las áreas de negocio en las que se desarrolla el Grupo Graña y Montero ¿cuál será la que mayores ingresos les representará a ustedes este año?
De los US$1,600 millones que hicimos el año pasado, US$1,000 millones provinieron de Ingeniería y Construcción (que representaron el 62.8% del negocio). Infraestructura es una parte importante del negocio, pero no es la mayoría, porque tenemos otros rubros como es el caso de minas, hidrocarburos en donde hay grandes proyectos, varios movimientos de tierras; luego están los proyectos de carreteras, hidroeléctricas, etc., la mayoría de los cuales son trabajos que hacemos para terceros.
Entonces, tenemos un área del grupo que no es la más grande, pero si en inversión es importante, que es infraestructura, y allí es donde invertimos y esa área contrata a nuestra empresa constructora. Creo que este 2012 tenemos un año bastante parejo en todos los segmentos, con un crecimiento importante en el país. Nuestras cuatro áreas de negocio (minería, energía, infraestructura y edificaciones) vienen creciendo muy bien, no podemos decir en este momento que haya una que crezca más que la otra.
¿Cuál cree que será la tendencia en los créditos hipotecarios?
En el mercado hipotecario, no hay problema con los créditos. Los bancos funcionan muy bien, pese a que pudieran ser más ágiles en las aprobaciones, pero ese no es un problema. El mercado hipotecario para que pueda explosionar depende básicamente de dos cosas, infraestructura y suelo zonificado, es decir que la municipalidad tenga que aprobar nuevas zonas de desarrollo en la ciudad para no permitir que sean apropiadas por informales a través de invasiones, sino que sean ordenados y el gobierno provea infraestructura de agua, y si esos factores se cumplen el mercado se expanderá. Lo que pasa hoy en día es que los precios de los terrenos han subido tanto que van contra los precios de los inmuebles.
¿Esto estaría generando una burbuja inmobiliaria?
No, si te refieres a que los precios de las propiedades pueden estar inflados. Yo no creo en eso. Lo que pasa es que se va subiendo y forzando a las personas a gastar más. El Ministerio de Vivienda ha hecho un buen plan, que es el suelo urbano, con el propósito de generar más suelos urbanos para proveer más oferta y de esa manera regular de alguna manera los precios, ojalá que lo implemente y el tema allí es que deberá tratar en coordinación con la municipalidad para que pruebe zonificaciones y que Sedapal sea capaz de crear infraestructura, que allí creo que hay un problema.
¿Los créditos hipotecarios seguirán subiendo, entonces?
Si van a subir. Pero si queremos dar la gran explosión, el gran salto en volúmen de ventas, tenemos que generar tierras, y hay suficiente. Lo que hace falta, entonces, es proporcionar la infraestructura, agua, redes de transporte, entre otros y además hay que zonificarlas.
Respecto al tema que los convoca para el seminario sobre las oportunidades de financiamiento del sector constructor y el desarrollo inmobiliario, ¿cuáles son las que más destacan?
Lo que pasa es que el sector construcción es un genérico, como contratistas lo más fácil es el capital de trabajo con los bancos y la parte más compleja es que requiere muchas fianzas. Entonces, nosotros preferimos no pedir tanto dinero al banco y en cambio preferimos ir al mercado, donde tenemos que pedir las fianzas, las cuales ocupan nuestras líneas, ese es el único problema que hay. Entonces, lo que hay que asegurarnos es que también se desarrolle más por las compañías de seguros que evitan fianzas. Ese es otro factor que permitirá crecer en tamaño. Porque empresas grandes como nosotros se limitan en la capacidad de los bancos por fianzas, no por créditos.
¿Cuál es el plan de inversiones previsto para este año?
Pensamos invertir en lo que llamamos ¨Capex¨, inversión de capital, cerca a US$ 400 millones, de los cuales ya hemos desembolsado unos US$100 millones, y que serán destinados a maquinaria minera, la compra de los trenes, entre otros componentes. Para este año hemos presentado una cartera de proyectos por más de US$3,200 millones y de ese total el 34% lo estaríamos ejecutando en lo que resta de este año, el 33% en el 2013, y el saldo restante a partir del 2014. Los contratos que se desarrollaron el primer trimestre ascendieron a un poco más de US$400 millones y se han presentado nuevos pedidos en ese mismo período por US$ 640 millones.