Entrevista a Carlos Diez Canseco, presidente de Andina Consultoría Estratégica

Por Katty Carrera

carlos diez cvanseco

"Las nuevas inversiones en los sectores extractivos tendrán que articularse con el desarrollo de las regiones"
Después de casi un año de iniciada las protestas por el desarrollo del proyecto minero aurífero y cuprífero Conga, finalmente esta semana entró en "fase de suspensión", luego que el gobierno pusiera un plazo de dos años a la minera Yanacocha para que garantice que la región de Cajamarca no se quedará sin agua.

Así el tema quedó fuera de la agenda inmediata del gobierno, luego de haber conseguido que  la minera Yanacocha -controlada por la estadunidense Newmont Mining Corporation-, sin ir a litigios internacionales, se comprometiera primero a defender el agua antes que los proyectos propiamente extractivos.

Desde Estados Unidos, el presidente ejecutivo de Newmont, Richard O'Brien, declaró días atrás, luego de sostener la semana pasada reuniones reservadas con funcionarios del gobierno, que se realizarían "cambios significativos" para crear un entorno que permita avanzar con el proyecto Conga, cuya inversión total prevista es de US$ 4,800 millones, y el compromiso de construir reservorios de agua que permitan asegurar la provisión del líquido de mayor y mejor calidad.

Esta situación sienta un precedente entre las empresas dedicadas a la industria extractiva para que se articulen debidamente con las comunidades, sin que ello deje de reconocer que la minería es el motor de la economía peruana, que lo convierte en el quinto productor mundial de oro al concentrar el 40% de la producción de América Latina.

Precisamente, para tratar este controversial tema Biznews.pe conversó con el economista peruano con más de 20 años de vinculación profesional con las actividades mineras, petroleras y energéticas, y hoy  presidente de Andina Consultoría Estratégica, Carlos Diez Canseco.

Sin duda el tema pendiente de este gobierno y que mayor conflicto social ha ocasionado es el Proyecto Conga. ¿Cuánto afecta esto al desarrollo de nuevos proyectos?

El tema Conga es crítico y es muy difícil de separarlo del aspecto político, porque en términos técnicos es un tema resuelto. El problema que ha tenido Conga es con Cajamarca. No sabemos el tiempo que vaya a tomar en resolverse, porque tiene que pasar ahora por articularse con el desarrollo de la región y es difícil saberlo. Por lo que percibo de diferentes inversionistas nacionales e internacionales, Conga tiene efectos sobre la imagen del país en general, debido a que es una inversión de un magnitud considerable. Eso ha alertado a muchos inversionistas que tienen interés en el Perú. Entonces, tiene efectos sobre otras inversiones en el sector, pero en general sobre otras inversiones en el país, lo cual no significa que vaya a detener el proceso de inversiones.

¿Esto podría llevar a pensar que algunos proyectos no lleguen a producirse este año  o que se retrasen hasta el próximo año?

En términos generales creo que cada proyecto es un caso especial. Lo que sí es cierto, el tema Conga ha afectado la imagen del país. Hay muchos proyectos, mineros, petroleros, eléctricos, entre otros sectores como turismo, agricultura, que van avanzando. Definitivamente veo que muchos de ellos van a alcanzar resultados en los plazos previstos. Hay varios proyectos mineros que están cerca de concluir el período de construcción.

Hay cartera grande de proyectos mineros superior a los US$ 50,000 millones, que figuran en el Ministerio de Energía y Minas, en expansión de minas en operación, con Estudio de Impacto Ambiental (EIA) aprobado, otros que han sometido al EIA, así como los  que están en período de exploración avanzada.  En energía también hay una gran cartera de proyectos por US$ 10,000 millones. Si bien todos estos proyectos han sido afectados por este efecto de imagen, cada uno tiene su propia dinámica.

¿Cuál es su diagnóstico del sector minero para este año tan crítico tanto externamente con la crisis internacional, como internamente con las protestas socio-ambientales? ¿En cuánto se verá afectado o no el sector?

En principio los precios de las cotizaciones internacionales todavía son atractivos, pese a que se ha desacelerado el crecimiento que tenía. Esto hace que el sector tenga una participación de casi un 60% del valor de las exportaciones peruanas, y creo que este año eso se va a mantener. No veo que el sector se retraiga. Hay que tener en cuenta que somos un país polimetálico, dado que explotamos oro, cobre, plomo, plata, zinc, hierro, petróleo, molibdeno, entre otros productos, y que de alguna manera eso hace que las subidas y bajadas de los diferentes minerales se compensen y mantengamos un flujo de exportaciones importante.

Cabe señalar que hay una desaceleración en economías importantes como la americana, europea, mientras China e India siguen creciendo aunque a tasas menores que el año pasado. Si bien la mitad del planeta está creciendo y la otra está desacelerada, eso influye en nuestro crecimiento medio menor, por lo que no se prevé una retracción significativa o crítica de los precios, sino que se van a mantener en buenos niveles al final de este año y el próximo.

¿En términos de producción el sector minero va a crecer o se va a mantener?

Se va a mantener. Hay un crecimiento en los volúmenes de producción de cobre, aunque en oro hay cierta desaceleración, y en el resto de productos se mantendrá. Los cambios se darán cuando entren en funcionamiento proyectos importantes o las expansiones de algunas de las minas en operación culminen, allí tendremos un crecimiento en el volúmen de producción.

¿Cuántos son los proyectos que entrarán en operaciones el próximo año?

En el Ministerio de Energía y Minas en el nivel de ampliaciones figura Marcona, la Refinería Cajamarquilla, Cerro Verde, Lagunas Norte (Barrick), Fundición y Refinería de Ilo que ha tenido algunos problemas en Southern, Bayóvar, Colquijirca (Buenaventura), todos estas tendrán avances el proximo año.

En proyectos con EIA aprobados tenemos Marcobre. Quellaveco, La Arena, Invicta, Toromocho, Santander, Antapaccay, Las Bambas, Preapampa, La Estancia y Pucamarca. Después hay una gran cantidad de proyectos en exploración. 

¿Cómo estamos en el sector minero con respecto a otros países de la región este año? Mientras Perú los conflictos sociales retrasan los proyecto, ¿países como Chile nos llevan ventaja?

En realidad, Chile, Colombia, México, Bolivia, Ecuador, son de alguna manera países con los cuales compartimos la Cordillera, y cada uno tiene sus peculiaridades. Si bien en el caso de Chile avanza bien con sus proyectos, hay que tener en cuenta que éstos son de larga maduración. Una ampliación puede tomar entre cuatro y cinco años en concretarse. En Chile están avanzando, pero también tienen sus dificultades, y el tema social en general afecta a la actividad industrial extractiva en el mundo.

En el tema energético, según un estudio de Maximixe se estima que la producción de electricidad crecerá a finales del 2012 por encima del 6%, pero aún con ese porcentaje no llegaría a alcanzar los niveles de los dos años previos. ¿Esto se habría dado como consecuencia de una baja en la demanda?

No creo que esto vaya por ahí. Muchas veces el incremento de la oferta de energía se ve restringido por el lado de los permisos y las licencias. Por lo que entiendo este tema de las licencias previas aún no termina de digerirse y está afectando mucho los permisos y la evolución de los proyectos. En el caso de energía los problemas van por el tema de la generación. El sector se queja mucho de los problemas que hay para llevar la energía de un lado a otro, es decir el abastecimiento, que es casi tan importante como la propia generación. Supuestamente el país debería estar interconectado, y que eso permita abastecerse desde cualquier parte, pero debido al excesivo tráfico en los canales de transmisión hay problemas de abastecimiento.

¿Cómo se solucionará ese problema?

Nuevamente nos encontramos con un tema que tiene que ver con permisos y licencias para que este sector se mueva con un mayor dinamismo.  Pero, a partir de ahora tendrán que articular bien las nuevas inversiones en los sectores extractivos con el desarrollo de las regiones, lo que implica todo un proceso en el que se está avanzando. Todo esto, de alguna manera, trae aprendizaje por el lado de las empresas, los aparatos burocráticos, las regiones, de los gobiernos municipales.
¿Cuáles son los proyectos en cartera para este sector? ¿Cuáles son los montos de inversión?

En cartera hay alrededor de US$ 7,000 millones. Muchos de ellos están en la Cuenca Oriental, en la Amazonía, donde se ubica la gran capacidad hídrica, y otros ubicados en la costa.  Sólo en el río Marañón hay alrededor de 20 proyectos.

La dinámica de proyectos como éstos pueden generar en las regiones es importante. Recordemos que el Producto Bruto Interno (PBI)  minero representa el 10% del PBI nacional, y las compras que hace el sector son tres a cuatro puntos adicionales a ese PBI. Esas son las compras que hace el sector a otros sectores en diferentes partes del país y eso es una cantidad importante de recursos que ascenderían a US$ 8,000 millones. Entonces, esa articulación que tiene que haber es la que está de alguna manera promoviéndose.