Entrevista a Arturo García Rosa, presidente de SAHIC

Por Alberto Botton

entrevista

“Perú viene creciendo desde hace muchos años a niveles importantes, incluso más que Brasil, el gigante de la región”

Llegó por primera vez al Perú en el 2006, y pensó que el país era “un secreto muy bien guardado”. La semana pasada en su visita a nuestro país para realizar por primera vez la conferencia SAHIC (South American Hotel & Tourism Investment Conference) en el Perú,  el experto en hotelería y también CEO de HVS, Arturo García Rosa, considera que el secreto ha sido develado.

La quinta edición de la conferencia SAHIC  reunió a más de 500 participantes provenientes de Argentina, Colombia, Brasil, Ecuador, Chile, Perú, México, Uruguay, Bolivia, EEUU y España, entre otros, lo que significó un récord de asistencia, y que revela las expectativas de la gente por aprovechar las oportunidades que hay en nuestro país.

Coincidentemente a estos cinco años del SAHIC Arturo García Rosa cumple 35 años en el sector hotelero. Este es un buen momento para conversar con él.

¿Cómo ha afectado la crisis en Europa y EEUU al sector turismo en América Latina?

Negar la crisis sería faltar a la verdad porque ella ya está instalada. A diferencia de lo que ocurrió en el 2008, cuando empezaron los primeros escozores de la crisis financiera y la burbuja económica, la realidad es que hoy por hoy todavía no se siente ningún impacto; es más, no solo no se siente eso sino que el negocio ha seguido creciendo, a pesar que en los últimos años lo ha hecho a un nivel más bajo.

¿Podría decirse que un desborde la crisis sería fatal para ciertos sectores de la industria?

Creo que si la crisis se incrementa, algunos países podrían caer en falso. Sin embargo, pienso que el turismo no va a tener una crisis del nivel del 2008; en el caso que tenga alguna caída, será mucho menor.

De otro lado, lamentablemente esto va a afectar a algunos sectores de la población, específicamente a los sectores de menores recursos, pero no veo que pueda afectar al turismo en general.

El sector ha dado muestras de ser un negocio fenomenal, porque desde los años cincuenta cuando comenzó la aviación comercial, y por ende la explosión del turismo, ha demostrado una buena capacidad de reacción, porque si hay algo que quiere el hombre es viajar.

El Perú ha sabido arreglárselas ante las crisis mundiales, sin embargo, ¿Cuáles cree que hayan sido las estrategias empleadas por el turismo para no tropezar dramáticamente?

Perú viene creciendo desde hace muchos años a niveles importantes, inclusive más que Brasil, el gigante de la región. El país ha dado muestras de madurez en cuanto a que se han sucedido diferentes gobiernos, incluso con otros perfiles. No obstante, hay cuestiones que no se discutieron, quizás algunos matices, pero no se cuestionó el plan de lineamiento general, y esas señales son muy importantes para el mundo.

Entonces, las claves de nuestro éxito son…

Mantener las reglas de juego, bajo un manejo transparente y con seguridad jurídica. Esto hace que el marco de negocio sea muy importante porque es un gran traccionador del negocio del turismo.

Recordemos que una parte vital del turismo es el negocio corporativo, porque eso ayuda a la imagen del turismo de placer. Perú teniendo destinos que son atractivos, siendo un país amigable y que manda señales de ese tipo, ha sabido aprovechar como pocos estas posibilidades.

En general creo que hay una madurez, que nuestros países han sabido tomar ventaja, especialmente Perú que viene creciendo por encima de la media e inclusive con mejores niveles de crecimiento que Brasil.

Si hablamos de crecimiento en el sector turismo es imposible no hablar del mercado hotelero, ¿Perú ha sabido aprovechar este sector económico?

Ha habido inversiones importantes, un caso es el Westin, que ha mostrado que se pueden llevar a cabo inversiones de esta magnitud. Es más, ha alentado a otros grupos a pensar en algunos proyectos que actualmente ya están bastante avanzados en la fase de desarrollo.

En ese sentido, el mercado hotelero le está dando un buen marco paraguas a otros segmentos que han crecido mucho y que van a seguir creciendo como es el caso del segmento medio.

¿Qué empresa hotelera ha llamado su atención?

Ustedes no solo tienen la llegada de grupos internacionales sino tienen el caso de Casa Andina que es un crecimiento fenomenal. Yo creo que el proceso de Casa Andina es digno de emular. Recuerdo cuando empezamos a trabajar en el 2005 y nos llamaba la atención porque veíamos claramente que tenían un plan y estaban decididos a hacerlo, nos impresionaba que supieran cómo llevarlo a cabo. Hoy por hoy efectivamente lo han concretado.

¿Cómo ve el desarrollo del sector hotelero en Lima?  ¿Existe un riesgo de saturación de plazas con todos los hoteles que se construyen hoy?

No todo es posible planificarlo y creo que el mercado se está llevando por delante el tema, porque actualmente la demanda está con crecimiento sostenido y se está llevando todo lo que se pone en la plaza. Eso por el momento es bueno, y pienso que se va a seguir dando.

No veo el tema del desorden, a veces puede ser que se anticipe un poco más la demanda de la oferta y viceversa, lo cual no es del todo positivo. Por ejemplo, cuando a veces se adelanta un poco la oferta a la demanda genera inquietud muy pasajera, más aún en niveles de desarrollo como los tiene el Perú.

Respecto al ingreso de empresas hoteleras extranjeras a nuestro país, ¿cree que afecte a los inversores nacionales?

Yo creo que en vez de perjudicarlas va a ayudarlas en el sentido que generarán mayor oferta y calidad. En consecuencia, va a traccionar mayor demanda.

Y ya que estamos en el Westin, ¿por qué se escogió a Lima como sede del SAHIC para este año?

En primer lugar debido a las circunstancias de Perú como una economía que ha dado señales de madurez y, por otro lado, en razón a las oportunidades que están ahí pendientes de ser aprovechadas.

Estoy convencido de eso a tal punto que, cuando anunciamos el año pasado que se iba a hacer en Perú, pudimos comprobar que los jugadores de la industria estaban esperando que sea aquí porque es visible el proceso que se está viviendo.

Aquí existe un respeto de las reglas de juego, un crecimiento y desarrollo sostenible y oportunidades esperando ser cultivadas.

Además, en el mundo de hoy, con el problema de la crisis de Europa y algunas economías emergentes que ahora se ralentizaron, los jugadores están buscando dónde invertir.

¿Cómo puede impactar SAHIC 2012 en el sector turismo de nuestro país?

SAHIC 2012 lo que tiene es que es el nexo apropiado para poner en conexión oportunidades, proyectos, inversores y capital en un solo lugar. Ese el fondo de la cuestión de la South American Hotel & Tourism Investment Conference, que tiene como objetivo poner todos y cada uno de los elementos anteriores en contacto. Ese es el valor agregado.

En síntesis, esto es una reunión de negocios, y lo más importante pasa afuera de las conferencias, en los pasillos.

¿Qué tanto ha cambiado el Perú actual en relación con aquel que conoció en el 2006?

El país de ese momento era un secreto muy bien guardado, esa era mi sensación. Veía que todo estaba en ebullición y que en cualquier momento iba a explotar.

El Perú de ahora confirma mi sensación de que exactamente era un secreto bien guardado, y lo que valoro hoy es que el Perú haya crecido tanto en los últimos años por su gente.

Las personas terminan haciendo la diferencia porque la gente permite que, más allá del color o perfil político, los grandes objetivos no se pierdan de vista.

También está esa experiencia de sentir que se puede llegar al Perú y hacer negocios como si uno lo hubiera hecho toda la vida. Definitivamente, lo fenomenal es la gente, es el peruano.

Estos años han sido muy productivos para nuestro país en el mercado turístico. ¿Cuál es su vaticinio para los años venideros?

Uno siempre está para mejorar y seguir creciendo. Quizás deberían poner en valor nuevos destinos,que los hay muchos, como todas las playas de la zona norte o la selva. Hay que sacar más provecho de la explotación de las experiencias.

El viajero lo que quiere es vivir una experiencia. No compra un ticket de avión, alquila una habitación de hotel o toma un ómnibus para su traslado, lo que consume es una experiencia, sueña con una experiencia. Por eso hay que trabajar en eso porque genera muchas satisfacciones. No importa si es turista de lujo, mediano o inclusive backpacker; hay que recordar que el mochilero de hoy será el turista mediano o de lujo del mañana.