Eduardo Amorrortu, presidente de Adex: “Las exportaciones caen 15.8%, el gobierno debe hacer reformas”

Por Guisella Vargas Ochoa

Eduardo AmorrortuBasándose en cifras preliminares, el presidente de la Asociación de Exportadores (Adex) Eduardo Amorrortu adelantó aBiznews.pe que las exportaciones peruanas siguen a la baja por efecto de la crisis internacional. Mientras en el primer trimestre retrocedieron 10%, al cierre del período enero-abril la caída llegaría al 15.8%. Cabe recordar que anteriormente, a marzo de este año las exportaciones peruanas sumaron US$ 9,937.4 millones, frente a los US$ 11,052.6 millones de igual período del año 2012. Ante este negativo panorama, el empresario advierte sobre la necesidad de adoptar reformas estructurales desde el Estado para que de ese modo el país sea más competitivo e industrializado y menos dependiente de la venta de materias primas especialmente de los minerales, cuyos precios internacionales también están disminuyendo. Como parte de ello, considera esencial que se agilicen los trámites concernientes a las exportaciones mediante la implementación total de la Ventanilla Única, proceso que avanza lentamente desde hace seis años, pese a que podría reducir los costos de tramitación hasta en un 80%.


El Marco Macro Económico Multianual elaborado por el Ministerio de Economía proyecta un retroceso de las exportaciones peruanas en 2% y una caída de precios de 4%.  Frente a ello, ¿cuál es el rol que deben asumir el Estado y el sector privado?


La proyección del MEF es cercana a la de Adex, aunque nosotros calculamos que estará entre el 0% y 1%.Proyectar precios es más complicado porque los commodities son extremadamente volátiles, no es fácil dar un número.  El gobierno ha dado siete medidas nuevas que son buenas pero es necesario que atienda aspectos que nos hagan más competitivos como país. El tema de infraestructura es vital, considerando que en el ranking mundial de infraestructura estamos en el puesto 89. Y no se trata solo de hacer carreteras, sino aeropuertos y ferrocarriles; los países que están en el top 20 tienen sistema ferroviario. Igualmente, necesitamos hacer las reformas de segunda y de tercera generación para evitar la caída de las exportaciones.  La competitividad tiene que ser promovida por el Estado.


Justamente en términos de competitividad, desde hace seis años se viene implementando la Ventanilla Única para agilizar los procedimientos de exportación. Sin embargo, de los 245 trámites solo hay 96 procedimientos implementados. ¿Cuáles son los más urgentes?


Lo que ha pasado es que hay entidades públicas que no han entendido el sentido de la Ventanilla Única y han querido mantener sus controles de manera individual. Se ha ido mejorando, pero hay algunas que no tienen los medios para gestionar su incorporación completa al sistema. Unas tienen limitaciones técnicas y otras, conceptos no tan actualizados. 


¿Cuál de las entidades tiene la mayor cantidad de trámites pendientes de implementar?


El Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA) tiene 80 procedimientos pendientes de implementar en la VUCE. Otros 32 corresponden a la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid). Igualmente, la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos debe implementar 13 trámites y el Ministerio de la Producción siete más. También el Ministerio de Agricultura, Ministerio de Energía, Osinergmin, entre otros.


¿Si se implementara la Ventanilla Única al 100% de qué manera impactará en las exportaciones?


Se reducirán los tiempos de gestión. Hay cientos de miles de horas que se pierden para hacer trámites. La VUCE permitirá reducir entre 70% y 80% los costos de gestión documentaria del sector exportador. Lo mágico de esto es que la información se va cargando y no se requiere ir de un lugar a otro para encontrarla.¿


Si no se termina de implementar, los exportadores podrán aprovechar adecuadamente los acuerdos como la Alianza del Pacífico?


La Ventanilla Única es un tema fundamental de la Alianza del Pacífico, forma parte del acuerdo. Y al Perú le corresponderá implementar su interconexión con todas las ventanillas de los otros países miembros (Colombia, Chile y México).


Pero su implementación ya lleva seis años. ¿Podrán hacerla efectiva?


Lo que ocurre es que las instituciones del Estado se han ido resistiendo. Hubo un impulso inicial, pero cuando vieron que tenían que hacer un esfuerzo para acoplarse también hubo períodos en los que casi no se avanzó. Por ejemplo, la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad y Armas (Sucamec) por años ha rechazado cualquier cambio de sus prácticas. Desde marzo de este año ha variado su actitud, pero han pasado seis años. Es importante que los ministerios comprendan que la VUCE es un compromiso del país que implica que se le designe el presupuesto necesario para que después todos gocemos de sus beneficios.


¿Han conversado con representantes de la Superintendencia de Administración Tributaria  (Sunat) para acelerar el proceso?


La plataforma del desarrollo de la VUCE se basa en el sistema de la Sunat. Esta entidad ha tenido períodos de ida y vuelta. Acabamos de reunirnos ayer con un grupo de sus funcionarios y nos han expresado el compromiso de sumarse a la máxima velocidad posible. A la Asociación de Exportadores le corresponde ser el promotor y vamos a empezar a tener reuniones continuas.


¿Qué se debe hacer frente a la crisis económica en los mercados desarrollados y frente a la caída de precios de los minerales?


En los últimos años, las empresas están impulsando la productividad, buscando reducir costos, así como viendo alternativas de mercado para diversificarlos. Sin embargo, en el caso de los espárragos, por ejemplo, los mercados distantes como Asia no permiten llegar con productos frescos y hay que analizar otras alternativas.


¿Entonces eso obliga a invertir más en la fabricación de productos con valor agregado?


Como país tenemos que apuntar a hacer todo lo posible para exportar cada día más productos de valor agregado y si son productos industrializados mejor porque el mercado paga más por ellos, principalmente cuando se trata de tecnología, maquinaria o vehículos. Por ejemplo Chile produce unas 500 mil cajas de cambio para autos Renault.  


Y es que Chile invierte mucho en tecnología. En Perú en cambio, hace diez años el Ministerio de Agricultura reveló que solo el 10% de la agricultura estaba tecnificada y aún ahora seguimos con la misma estadística ¿Qué hacer para que esto mejore?


Lo que pasa es que aún no entendemos lo que es competitividad. No es una palabra que hace que la maquinaria o los productos crezcan o que la industria se genere sola. La competitividad implica un compromiso de todos. El gobierno debe generar condiciones para atraer capital de los inversionistas nacionales y extranjeros, con un tratamiento equitativo para que decidan hacer sus inversiones acá y no en Chile o Colombia, que son nuestros competidores más cercanos. Esos países han dado una serie de normas que les permiten tener plantas como Renault; son más estables y manejables. Aquí en cambio las leyes del agro se cambian, a la ley de promoción de productos no tradicionales siempre están intentando modificarla. Hay que perfeccionar las normas y no generar más regulaciones. Tienen que darse mejores incentivos que en los países vecinos para generar industria. La VUCE es clave y estoy seguro que vamos a lograr que camine.


Ante la crisis económica en Estados Unidos y Europa ¿Qué se está haciendo para incrementar las exportaciones a Brasil, dado que este es el mercado más grande de la región?


Con el gobierno y la embajada de Brasil hemos iniciado recientemente el proyecto Consolida Brasil, con ello potenciaremos las exportaciones de empresas que no tienen volúmenes suficientes para llenar un contenedor. Unimos a varios exportadores y juntamos su mercadería en un contenedor o tráiler y lo llevamos desde Arequipa a Iñapari hacia Brasil. Esperamos que sea una buena alternativa frente al transporte marítimo. Si avanzamos con Consolida Brasil y otros proyectos como la carretera Interoceánica las exportaciones no sólo se duplicarían. Actualmente exportamos más de mil millones de dólares. Ellos tienen gran demanda de cemento por ejemplo. Hay que tener en cuenta que el 45% de los productos no tradicionales se vendieron en la región latinoamericana. Si logramos que siga subiendo, como ocurrió en el último año en 10%, podríamos tener un gran potencial.


¿Cuánto se requiere invertir para modernizar los pasos de frontera, que son necesarios para promover las exportaciones?


Más que un tema de inversión, esto pasa por un tema de gestión. Necesitamos telecomunicaciones, equipamiento. Se requiere voluntad y ganas de hacerlo. Iñapari ha empezado a caminar lento pero avanza. Con Chile y Ecuador no hay problemas gruesos.


¿Cuáles son las proyecciones de Adex para el período enero-abril?


La cifras preliminares indican que las exportaciones cayeron 15.8% al cierre del período enero-abril. Las tradicionales retrocedieron 18.4% mientras las no tradicionales cerraron con 6.7% en negativo. Esto se debe a la recesión mundial, la caída de precios de los commodities. La disminución de las exportaciones no tradicionales está influenciada por las menores compras de textiles por parte de Venezuela.


¿Adex podría plantear la revisión del plan estratégico exportador para impulsar las exportaciones?


Sí estamos en eso, trabajando con el ministerio de Comercio Exterior. De hecho la próxima semana nos vamos a reunir con representantes de todos los sectores para ver qué podemos hacer juntos. Queremos lograr mejores condiciones para lograr la competitividad y hacer atractivo al país para que vengan los capitales. Necesitamos ver los detalles del plan exportador. Estamos tratando de impulsar que el gobierno entre en las reformas de segunda y tercera generación. Desde hace tiempo lo estamos solicitando. Tenemos que hacer esfuerzos para mejorar nuestros indicadores. En nuestro entorno macroeconómico estamos en puesto 21, que es espectacular. Pero el mejor indicador no debería tener una diferencia mayor en 10 puntos del peor indicador.  Estamos en el puesto 61 entre 144 países en materia de competitividad. En institucionalidad en el 105.En innovación ocupamos el puesto 117. Y en infraestructura tenemos el lugar número 89. En salud primaria el 91.Estamos en la calle.


Mientras tanto nuestra economía sigue dependiendo de las exportaciones mineras. ¿Qué debe hacer el gobierno de Ollanta Humala para diferenciarse del resto impulsando las industrias y las exportaciones con valor agregado?


Ser competitivos y mejorar el ambiente en general. Lo que tiene que hacer el gobierno de Humala son reformas de segunda y tercera generación. Esa es la clave. Y eso nos hará un país más competitivo. Nadie nos va a tirar un salvavidas. Si nosotros no nos preparamos no vamos a poder avanzar. No controlamos lo que pasa afuera, pero sí podemos mejorar la normatividad, las regulaciones, el ambiente. El inversionista ve y mira y si no es su ambiente se va. Cuanto más empresas haya más empleo se generará. La ley tiene que dar estabilidad jurídica, pero no estabilidad abusiva. Si se inicia una empresa con determinada ley esta tiene que mantenerse.


Preocupa que las exportaciones a China hayan caído más de 23% en el primer trimestre...


Precisamente esto se debe a la caída del precio de los metales, lo que es consecuencia de lo ocurrido con la economía china, donde el crecimiento económico retrocedió de 10% a 7% u 8%.


Con la caída de las exportaciones de este año ¿Cómo se encuentra Perú frente a los principales competidores latinoamericanos?


Chile exporta como US$86 mil millones, Colombia unos US$62 mil millones, México US$169 mil millones, mientras Perú está en US$46 mil millones. 


Según las proyecciones del MEF hacia el 2016 las exportaciones crecerán 30%, pero sigue basando esas estadísticas en las ventas que surgirán a partir de los nuevos proyectos mineros...¿Qué le diría a aquellos que basándose en esto consideran que las reformas no son necesarias porque creen que al final las cifras terminarán en positivo, que todo estará bien?


Eso sería una posición facilista. La situación económica del 2009 no nos afectó mucho pero la actual nos está golpeando y tenemos que hacer algo para que no nos impacte tanto. Estos problemas generan reducción de puestos de trabajo. Ya hay algunas que están por cerrar. El MEF va a tener que corregir esas cifras porque lo que ocurra este año influirá en esa proyección. Pero podría lograrse ese avance si se dictan medidas que impulsen las exportaciones. Aún cuando no tuviéramos problemas es nuestra obligación y la del gobierno seguir trabajando para mejorar cada día. Todos los días el mundo camina un poco más rápido. Por la conectividad, los requerimientos de los clientes son más rápidos, ven un producto vía Internet en tiempo real y en ese momento lo compran. Por eso es obligación del gobierno trabajar para que cada día seamos más competitivos y analizar bien qué norma da para no complicarle la vida a los empresarios.  El país tiene una ruta, tenemos que trabajarla para tener menos baches.