Claudia Becerra Brazzini, gerente general de Aprenda: “Al cierre del 2011, hemos capacitado a 202,000 personas”.

Por Maritza Asencios

entrevistaAprenda, Instituto de la microempresa, es la empresa social de capacitación del Grupo ACP, la corporación peruana con mayor presencia en América Latina. La entidad diseña y ejecuta proyectos de formación y capacitación empresarial para emprendedores y empresarios de la microempresa en alianza con instituciones privadas y organizaciones multilaterales. Tiene como clientes a mineras como Anglo American Quellaveco, Minera Barrick Misquichilca, y Southern. En banca, ha trabajado con Mibanco, Citibank del Perú y Forjadores de Negoicos de México; y en la industria con Asociación Atocongo, de Cementos Lima, Corporación Cerámica y Cerámica Lima, así como Johnson & Johnson, y Montana, además de organismos de Cooperación Internacional como Acción Internacional, Fundación Caterpillar y SNV, Servicio Holandés de Cooperación al Desarrollo. Para conocer más sobre su trabajo, sus planes para este año, como pueden acceder los microempresarios a las capacitaciones que ofrecen, Biznews.pe conversó con Claudia Becerra Brazzini, su gerente general.

¿Qué servicios ofrece Aprenda?

Es una de las empresas del grupo ACP, que es una asociación sin fines de lucro que ve la pobreza como un conjunto de exclusiones. Y por ello crea una empresa para dar acceso a los sectores C y D, por ejemplo tenían exclusión a financiamiento y por eso crean Mibanco, no tenían acceso a seguros, y desarrollan Protecta, luego el bróker de seguros Segura, y así. Hoy en día el grupo tiene 22 empresas, una de ellas Aprenda, creada para dar acceso a capacitación a los sectores C y D, de la microempresa y emprendimiento peruano; que además hemos replicado en México y Uruguay. No es un instituto físico donde la gente asista, lo que hacemos es ir donde está el capacitado. Entonces, vamos con capacitaciones itinerantes, de este modo hemos llegado a todas las ciudades del país, llevando cursos de gestión empresarial, cómo iniciar un negocio, marketing, ventas, finanzas, pero además con una base sólida de desarrollo de habilidades personales.

Trabajamos mucho en desarrollo de la autoestima con un sesgo transversal en valores. No solo damos conocimientos técnicos y teorías. A los sectores C y D, muchas veces les falta trabajar la confianza en sí mismos, creer que pueden mejorar, hacer un negocio, entonces hay que trabajar en el desarrollo de habilidades personales. ¿Qué hacemos? Llegamos gratuitamente siendo un puente entre la empresa privada y el sector de la microempresa, vamos a los encargados de responsabilidad social, y mediantes los presupuesto que tienen o con donaciones del BID o fondos del exterior, y ellos financian estos programas y vamos al sector que quieran beneficiar. Así hacemos con las mineras, que quieren beneficiar a la zona donde operan. Trabajamos con Southern y Anglo American que están en Moquegua e Ilo, respectivamente, y quieren mejorar al sector del microempresario, de manera que puedan dar un mejor servicio. Así trabajamos con diferentes empresas que quieren mejorar a cualquiera de sus stakeholders, sea la comunidad, sus proveedores que pertenecen a la microempresa, sus clientes, o sus mismos trabajadores, por ejemplo, de manera que cuando tengan que jubilarse, se les da un curso para que puedan tener un negocio paralelo y así contar con un trabajo.

¿Cómo pueden las empresas tener acceso a los servicios de Aprenda?

Simplemente nos contactan por teléfono, por la página web o facebook y vamos a la empresa, nos explican si quieren capacitación para sus empleados, beneficiar a la población donde están o a sus proveedores. Hacemos un diagnostico, trabajamos una data para saber cuales son las necesidades, qué cursos serían, cuántas horas de capacitación. Pues a veces quieren beneficiar en cantidad y otras en calidad, entonces hay un presupuesto para cada caso. Entonces, hacemos formatos de tres a cuatro horas dónde se benefician 200 a 300 personas; y en otras ocasiones programas más largos para 15 ó 30 personas con más horas de capacitación. Hay programas que también incluyen asesoría. Termina la capacitación y un asesor acompaña a la persona, ve cuánto mejoraron las ventas, o si va a poner un negocio cómo lo desarrolla, y lo asesora durante todo el camino. Luego hacemos una medición de impacto, a los tres y seis meses, respecto de cómo ha ido mejorando esta persona, su nivel de vida, ventas, relación con sus clientes, medimos todo eso. Hacemos un diagnóstico y decimos qué serviría específicamente para un grupo de personas o región, la empresa da el visto bueno o pide que se cambie por menos horas de capacitación, más o menos asistentes o un mayor número de horas de capacitación, puede solicitar asesoría o acompañamiento. Se cierra un proyecto y lo ejecutamos y le entregamos la medición de satisfacción de los asistentes. Al cierre del 2011, hemos capacitado 202 mil personas, y sólo en el 2011, un total de 45 mil. Estas cantidades nos han dado una data importante porque como levantamos información y encuestamos al 100% de personas, no sólo sabemos su nivel de satisfacción, sino qué quisieran, temas. La metodología que usamos es novedosa en el sector y por eso tenemos un nivel de satisfacción del 97%, altísimo, porque utilizamos una metodología lúdica, de aprender haciendo. En el formato de cuatro horas salen con los conocimientos adquiridos, no tienen que ir a casa a estudiar, les entregamos material, un diploma de participación, pero mediante videos, telenovelas y juegos, mientras la gente participa, aprende. Muchos tienen los conceptos, pero no saben la teoría ni la forma ordenada de hacer por ejemplo un flujo de caja. Tienen activos y pasivos pero no saben que son. Cuando unes lo que la persona tiene cotidianamente, lo entienden muy rápido y por eso hemos tenido buenos resultados.

¿Cuánto cuestan sus capacitaciones?

Varían por la cantidad de personas, tenemos grupos desde cinco, 15 hasta 200 personas. También depende de la cantidad de horas, y si es solo capacitación, o comprende seguimiento, asesoría, medición. Cada proyecto con cada empresa es diferente. Por ejemplo, tenemos un proyecto con el BID y fondos del gobierno australiano siendo la primera vez que aporta a toda Latinoamérica, y el Perú es el primer país que lo ejecuta, un proyecto de tres años de siete millones de dólares, el componente que manejamos implica cuatro millones de dólares para capacitar a 100 mil mujeres, en un formato de cuatro horas con 200 mujeres. Se trabaja el desarrollo de las mujeres en tres categorías, en la parte personal, las mujeres como empresarias y también como cabezas de familia; cómo desarrollarse en estas tres áreas y no dejar una menos balanceada porque si uno no está desarrollado personalmente mañana no será una buena madre o una excelente empresaria.

¿Se refiere al programa ‘El gran salto?, ¿está dirigido solo a mujeres?

Sí, pero tenemos una asistencia también de hombres porque muchas veces va el esposo, el hijo, porque también trabajan con ellas, tenemos una asistencia del 15% de hombres.

¿Este programa tiene relación con el grupo ACP?

No. Hay programas que trabajamos por ejemplo con el Citibank, porque somos una empresa de la cual el grupo ACP es accionista pero que no necesariamente trabaja con clientes del grupo ACP ni Mibanco. El BID nos contactó y le damos estas capacitaciones del Gran Salto a clientes de Mibanco como de Edyficar y diferentes entidades, pues está dirigido a clientes de micro financieras. Contactamos a la micro financiera, la caja regional o municipal, y le decimos ‘te ofrezco dictarte este curso, está todo financiado. Necesito que hagas la convocatoria y traigas a tus clientes y nosotros dictamos los cursos’.

¿Cómo han hecho para captar a las mujeres?

Tenemos una fuerza de ventas que sale a invitar a la gente, se le visita, se hace panfletos, se llama por teléfono. El esfuerzo de convocar a la gente en el sector es difícil. Empezamos hace cuatro años con un ratio de ocho a uno, es decir invitábamos a ocho y la gente no venía, decía para que voy a salir de mi negocio y perder cuatro horas en un salón de clase. Nos ha costado sensibilizar a la gente, pero iba a la primera capacitación, e inmediatamente le gustaba y le pasaba la voz al amigo o vecino, además existen sitios donde vamos y es más fácil convocar. Ese ratio de ocho a uno, lo hemos bajado de tres a uno en área urbana y de dos a uno en el área rural.

Eso quiere decir que existe más interés en capacitación en el área rural…

Mas interés y necesidad, y ya hemos aprendido qué funciona, si visitarlos, llamarlos por teléfono un día antes, el mismo día. Ha sido también un aprendizaje respecto de que funciona mejor. Pero la convocatoria es un esfuerzo fuerte.

También han trabajado en otros países como Uruguay…

Ahí hemos trabajado a través de la micro financiera del grupo ACP, Microfin. Primero fuimos a capacitar a los asesores de esta financiera que está dirigida a los sectores C y D. Y aprovechamos para capacitar a los clientes y levantar data del sector de microempresa. Inclusive hemos hecho contacto con el gobierno uruguayo, nos hemos inscrito como sus proveedores, porque hay mucha necesidad de capacitar al sector y no se cuenta con entidades con experiencia. Estamos esperando buscar fondos en Uruguay para seguir capacitando. Y en México ha sido exactamente igual, a través de la micro financiera Forjadores de Negocio, hemos capacitado a sus clientes, levantado data, hecho contacto con el gobierno mexicano. Tenemos en nuestro planeamiento estratégico salir este año a dicho país, en sociedad o como una franquicia, pero salir a capacitar masivamente.

En estos casos, ¿fueron con capacitadores peruanos?

Hemos ido con capacitadores peruanos. Ese es un primer paso, llevas el know how allá. El segundo paso, es preparar los capacitadores con gente del país, llevar el expertise y replicarlo a otros países de Latinoamérica. El proyecto del BID tiene también esa idea, desde que se originó el proyecto, el primer país donde se daría sería el Perú y la idea es con nuestros resultados replicarlo en otros países de Latinoamérica.

Ustedes trabajan con mineras, ¿qué tipo de capacitaciones les piden las empresas del sector?

Están muy preocupados en mejorar los servicios de la zona donde están y la calidad de sus proveedores.

¿Qué proveedores locales tiene una minera?

Desde uniformes para los trabajadores, a empresas muy pequeñas que tiene un camión que les lleva material. Entonces, llegan a la zona y tratan de incorporar a la gente, pero hay que mejorar la calidad de servicio que le dan a la mina, porque la empresa tiene parámetros en muchas cosas. Entonces piden trabajar con ellos para que mejoren sus servicios. También para que abran más negocios para que la ciudad mejore, más restaurantes y sitios donde hospedarse, etc.

¿En el caso de las mineras, piden también cursos agroindustriales? Sucede que muchos de los conflictos por ejemplo en el caso de Yanacocha en Cajamarca es que salvo la minería, no se desarrolla ningún otro sector económico de la zona.

Con el auspicio de Southern estamos dictando un curso para las mujeres sobre desarrollo de productos lácteos, la idea es que den el día de mañana ese servicio. Además quieren un programa para mujeres tejedoras, son los programas que llamamos de transferencia tecnológica, porque damos ese tema acompañado de un componente de gestión y desarrollo de habilidades personales. No solo conocimientos de cocina, panadería, lácteos, que hemos hecho antes y también ahora, sino también la parte de gestión y de desarrollo de habilidades personales para que tengan la confianza de poner el negocio, sacarlo adelante, y desarrollarlo.

Y en el caso de la banca, las capacitaciones serán más urbanas que rurales

La banca es urbana aunque con Mibanco empezamos con área urbana y periburbana pero desde el año pasado hemos comenzado con el área rural. En el 2010 llegamos a 10 mil personas en el área rural y el 2011 a seis mil personas.

Mibanco es uno de los pioneros porque en el área rural es más complicado llevar la capacitación, pero lo mas seguro es que se siga trabajando en estas zonas porque los resultados han sido espectaculares y la necesidad es tremenda.

Con Citibank, no tienen clientes en el sector de la microempresa, pero ellos lo hacen como responsabilidad social. Presentamos el proyecto a la fundación Citi de acuerdo a las características que quieren. Por ejemplo, el año pasado hemos hechos dos programas con Citi, uno llamado mujeres tejedoras que querían beneficiar a zonas periféricas a Lima con estos programas de transferencia tecnológica. Hemos vuelto a presentar otro proyecto, ellos querían beneficiar a jóvenes con un programa de panadería que se llama Dulce Emprender. Para la transferencia tecnológica hemos contratado a la empresa Nova que da la parte de panadería, y la complementamos nosotros con la parte de gestión y habilidades personales. Ellos nos dicen ‘quiero jóvenes de las zonas periféricas a Lima’, y nosotros les decimos vamos a ir a estas zonas, entonces tenemos la libertad de escoger la gente.

Siempre nos encargamos de la convocatoria pero depende de si específicamente el banco quiere ir a los clientes de tal ciudad, o si es como Citi que dice ‘queremos mujeres de las zonas periurbanas’, y tenemos la libertad de convocar. Pero debemos presentar resultados y medición.

¿Qué tipo de capacitación solicita la industria y la cooperación internacional?

Es variado. Por ejemplo con Johnson & Johnson tuvimos un fondo específicamente para el terremoto de Pisco para trabajar con los padres de familia que se habían quedado sin su microempresa, desde la parte sicológica para que puedan volver a hacer su negocio. Hemos trabajado con fondos de la fundación Caterpillar, ellos quisieron hacer un proyecto de transferencia tecnológica de soldadura con jóvenes, hemos contratado a Senati para la parte tecnológica y nosotros dictamos la parte de gestión y habilidades personales, pero administramos el proyecto.

Estamos viendo constantemente qué fondos disponibles tienen las entidades multilaterales y fundaciones en el extranjero y cuando vemos dinero destinado al Perú, aplicamos a los fondos, y preparamos un proyecto de acuerdo al sector o tema que quieran beneficiar. Existen casos donde damos varias opciones y ellos escogen, la decisión final es del auspiciador.

¿Qué programas nuevos tienen para este año?

En marzo estamos cerramos el proyecto con Mibanco, ese mes decidimos a dónde vamos. También tenemos el término de la segunda y comienzo de la tercera campaña del ‘Gran Salto’, y hemos presentado a Citi Foundation un proyecto para este año

Estoy viajando el primero de febrero a Ilo a la inauguración oficial del programa para las mueres con auspicio de Southern. Tenemos programas con Anglo American, y acabamos de cerrar con Cemex. Tenemos varios proyectos cerrados con diferentes empresas que empezaremos este año y seguimos vendiendo, visitando las empresas y buscando fondos en las entidades multilaterales porque de este modo podemos llegar gratuitamente a más gente.

Aprenda como empresa del grupo ACP debe tener triple rentabilidad, económica porque tenemos que auto sostenernos, ambiental y rentabilidad social. Nuestro trabajo está dirigido a sensibilizar la importancia de capacitarse, mientras lleguemos a más gente gratuitamente es mejor porque conocen este trabajo de capacitación y se amistan con el tema porque entienden que el día de mañana no todas las capacitaciones serán gratuitas sino que deben invertir en ellos mismos, adquirir conocimientos permanentemente. Porque si uno no invierte en uno mismo y en el recurso humanos que es el mas importante de la empresa, no se llega a ningún lado. Queremos llegar a la mayor cantidad de personas y sitios posibles, a los más recónditos como los sitios rurales para ir sensibilizando, dando a conocer la importancia de la capacitación.