Andre Gauthier, presidente de Lara Exploration: "Los gastos en exploraciones de las mineras junior podrían disminuir en un 25% este año debido a los mercados internacionales"

Por Katty Carrera

sdfdfadsCon una cifra record de US$ 2,800 millones de inversiones en exploraciones, Chile desplazó a Perú, que solo logró US$ 800 millones, del ranking mundial de exploración en el 2011, al ubicarse en un segundo puesto después de Canadá tras haber crecido cuatro veces en ese rubro. Para el 2020, los cuatro países que destacarán según su cartera de inversiones mineras en América Latina serán Chile con US$ 75,000 millones, Brasil con US$ 58,000 millones, Perú con US$ 56,000 millones y Colombia con US$ 22,000 millones. En la actualidad, pese al incierto panorama económico mundial que ha dificultado el acceso al financiamiento en los últimos meses de las empresas mineras junior, dedicadas en su mayoría a la etapa de exploración, la volatilidad en el precio de los commodities y ante la aparente disminución del apetito por nuevos proyectos, se estima que el efecto dinamizador de la minería peruana, más allá de sus conflictos sociales, esté centrado en nuevos hallazgos en el interior del país, en donde en términos de aporte al PBI representan cerca del 30%. Precisamente, para conocer sobre este segmento de capital de riesgo en el que se mueven las empresas junior, Biznews.pe conversó con Andre Gauthier, presidente de la minera canadiense Lara Exploration.
Se dice que en los últimos meses, el mercado ha castigado a las empresas junior dado que ante los temores por la crisis económica, se ha complicado el acceso al financiamiento ¿Cuáles son sus perspectivas respecto al mercado de exploraciones para este año?
Es cierto, si hablamos del financiamiento de las empresas junior, como nosotros, en el mercado financiero occidental tenemos este año, una etapa bastante difícil. Por eso, estimo que los gastos en exploraciones de las junior para este 2012 serán más bajos, en el orden de un 25% menores que el año pasado, y ese estimado quizás se extendería al 2013. Las cifras son referenciales pero se puede sentir en los mercados internacionales. La crisis financiera en Europa, en Grecia, no nos afecta tanto como la de Estados Unidos, en donde la deuda subirá de 15 trillones de dólares a 26 trillones de dólares. Es por eso que el oro y la plata tienen un futuro incierto, a menos que hayan eventos que no podemos predecir.
Es una pregunta complicada, porque no hay mejor momento para invertir que precisamente en situaciones en las que las finanzas de las empresas pudieran estar un poco más difíciles. Entonces, teóricamente es el tiempo de buscar las oportunidades y eso va a generar la próxima onda en los años siguientes. Las empresas mineras grandes tienen todavía mucho flujo de caja, se dedican a desarrollar proyectos avanzados y no se preocupan mucho por las exploraciones básicas, y allí es donde entramos la mineras junior a operar.
¿Cómo ven el mercado minero en el Perú, especialmente en esta etapa en la que hay varios conflictos sociales?
Nosotros somos una empresa generadora de prospectos, es decir que invertimos en la etapa inicial de exploración, en lo referente a los trabajos de geología, geofísica y de allí buscamos un socio con el que nos asociamos para realizar la siguiente fase de perforación del yacimiento. Generalmente estamos buscando un socio adecuado para cada proyecto. Por eso, contamos con empresas peruanas, brasileras, chilenas, canadienses, inglesas, australianas y chinas.
Para Lara Exploration son importantes tanto el Perú como Brasil, que son mercados en los que operamos, para nuestros socios, así como nuestros inversionistas dado a su potencial minero. No podemos negar las relaciones con las comunidades que es bastante difícil, pero hay que encontrar una manera de solucionarlo a largo plazo.
En Perú tenemos más de 37 comunidades con las cuales tenemos excelentes relaciones. Contamos con acuerdos y autorizaciones de las comunidades, junto a nuestros socios. Hemos desarrollado numerosas campañas relacionadas a la salud, educación y mejoramiento del deporte. Nuestra licencia social está orientada al desarrollo auto-sostenido y a la educación como base.
¿Cómo se inicia Lara Exploration en el Perú?
La empresa comenzó con la adquisición de una cartera importante de propiedades que tenía al 100% la empresa minera Sur Oeste, que operaba desde 1994, luego de los problemas que tuvo en Canadá, y la otra parte fue absorbida por la empresa minera Hochschild. Lara Exploration se inicia entonces en el 2008 con esa cartera de proyectos, porque encontramos que tenía un buen potencial, vimos una oportunidad de negocio y la tomamos, pese a los problemas de orden técnico. Encontramos propiedades en etapas muy básicas, en las que solo podía entrar un grupo arriesgado que conocía no solo la geología del país, sino que confiaba en el Perú.
A nivel de exploraciones Lara Exploration cuenta con 19 proyectos ¿en qué zonas se desarrollan?
Tenemos 19 proyectos en el Perú, 7 de las cuales iniciamos y luego los cubrimos por acuerdo con socios canadienses, australianos y peruanos para compartir el riesgo de exploración. Estamos principalmente en el sur en las regiones de Huancavelica, Ayacucho, Nazca, Moquegua, Arequipa y Puno.
En perforación, encontramos resultados positivos por lo que expandimos el sistema de pórfido de cobre-molibdeno del proyecto Lara Copper con el que estamos en join-venture con Redzone. De igual modo, los programas de perforación por cobre y plata en Picha, en el distrito de Chucapaca, planeada a inicios del segundo semestre de este año en el que estamos también en join-venture con Network Exploration. Además tenemos por cobre el proyecto Condoroma, ubicada en el cinturón de Andahuaylas-Yauri , y el proyecto de Coporaque , ambas manejadas en convenio con la empresa autraliana AXG Minning. En el caso de oro, en Grace tenemos planeado iniciar la perforación a mediados de año con la empresa canadiense Malbex Resources, que son los mismos que descubrieron el proyecto Fruta del Norte en el Ecuador. En el proyecto de oro de Atenea estamos en asociación con una pequeña empresa canadiense, Alta Resources. Para el proyecto Corina contamos con nuestro socio peruano, el Consorcio Minero Horizonte.
Finalmente tenemos el nuevo distrito aurífero delineado en Sami, ubicado entre Huancavelica y Ayacucho, una propiedad de 55,000 hectáreas con un potencial epitermal de oro de alta sulfuración, y estamos analizando con varias empresas la posibilidad de realizar un joint venture, que esperemos pueda concretarse pronto, de lo contrario seguiremos trabajando en ese proyecto para evaluar su potencial.
¿Cuál es el monto de inversión que se ha realizado en lo que va del año?
Nuestros montos de exploraciones siempre son cifras moderadas, si lo comparamos con grandes empresas que invierten millones de dólares. Nosotros estamos hablando de un millón a tres millones de dólares. Nuestros socios gastan en cada proyecto en promedio de cinco a diez veces más de lo que nosotros invertimos, eso es el valor agregado, a riesgo de lo que resulte al final de la exploración. Nuestro presupuesto aproximado entonces es de US$2 millones . Tenemos un creciente portafolio de proyectos de exploración de metales base .
¿Tienen nuevos proyectos por incursionar en este año? ¿En qué tipos de minerales principalmente?
No, el propósito de nuestro negocio está centrado generalmente en adquirir proyectos cuando tenemos socios con los cuales queremos seguir adelante. Seríamos como un niño en una casa de juguetes que quiere todo, pero que no tiene el dinero para adquirir todo. Por eso, tenemos que escoger bien, con cautela para avanzar poco a poco y tomar las mejores decisiones con socios convenientes cuando lo necesitemos, y si no encontramos el potencial en definitiva abandonamos la propiedad.
Si bien ahora tenemos 19 propiedades, es un número importante, pero no significa que en todos vayamos a obtener resultados relevantes, tenemos que ser realistas. En todo caso tendremos que descartar. Nos asociamos cuando un proyecto, si bien ahora no tiene un potencial probado, sabemos que en el tiempo eso se podrá ver. La minería es un negocio muy riesgoso. Nuestra empresa y nuestros socios son compañías que cuentan con capitales moderados para invertir, y que lógicamente esperan recuperar. Entonces, estamos tratando de disminuir nuestro riesgo, con la diversificación geográfica en caso que ocurriera un problema en algún lugar, de igual modo con la diversificación de metales. Estamos explorando por oro, cobre, fosfato, zinc, grafito y níquel, siempre con diferentes socios especializados en estos campos, en caso que los precios caigan.
Empezamos con el 100% de un proyecto y al final cuando nos asociamos, nuestro socio gana un interés variable entre 60% a 75%. Generalmente, nosotros conservamos una participación de 30% a 25% de los proyectos. Entonces, invertimos la parte inicial que nos toma un par de años, buscamos un socio para la parte intermedia, es decir la de factibilidad y de exploraciones, que tardará de cinco a siete años. Luego invertimos con nuestro socio en la etapa de construcción. Si revisamos las estadísticas en promedio para construir una mina de oro, entre su descubrimiento y la operación misma, toma de unos 12 a 15 años en la zona de los Andes, y eso es aparte de la fase de exploración del yacimiento que toma otro tiempo.
¿Tal como está la situación actual, cuáles son sus proyecciones de ingresos para este año? ¿Esperan obtener un crecimiento?
Tenemos un proyecto en Brasil que está cerca de la etapa de producción de hierro para fines de este año y en Perú tenemos los pagos de opciones de las empresas con las que operamos, pero no estimamos que podamos recuperar mucho por eso. Al final de este año es posible que logremos obtener hasta US$ 2 millones de dólares, pero en definitiva tendremos un crecimiento con respecto al año pasado porque hemos avanzado. Hemos hecho previsiones que finalmente no sabemos si se van a materializar con el tiempo.